Opinión

La deuda política y los partidos

Actualizado el 09 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Opinión

La deuda política y los partidos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Como primera providencia deseo dejar claro que este artículo no pretende defender ni justificar las acciones de ningún partido político con relación a las liquidaciones de la deuda política correspondiente a la campaña pasada. Lo que pretendo es dar algunas ideas que podrían aplicarse para eliminar todos los engorrosos y costosos trámites de nuestra legislación con relación a la deuda política y su liquidación.

Los cubanos tienen un dicho, que según me han contado viene de la época de independencia, que dice: “Tan malo es pasarse como no llegar”, y en Costa Rica muy a menudo “nos pasamos” sobre todo tratando de legislar para poner controles que supuestamente van a eliminar la corrupción.

Todos estamos de acuerdo en que mejora la democracia el que el Estado financie las campañas políticas y que el dinero de algunos pocos (bien o mal habido) no determine el resultado electoral. Pero ¿no sería más fácil aplicar un sistema como el que en forma escueta describo a continuación?

Establecido el monto de la contribución estatal a la campaña política (que obviamente debe disminuirse), el Estado destina el 40% de ese monto para financiar los medios, televisivos, radiales y periodísticos durante la campaña oficial, asignando a cada partido que inscriba candidatos una cantidad idéntica de espacios publicitarios.

El 60% restante se dividirá en dos porciones, una de ellas se adelantará a los partidos políticos según el caudal de votos recibidos en las elecciones anteriores.

El 30% restante se distribuiría dividiendo el 60% entre el número de votos, y a cada partido se le daría lo que corresponda a los votos que recibió. Si los votos recibidos no cubren lo adelantado, se suspendería el partido para futuras elecciones hasta que pague la deuda.

No sé cuánto costará la planilla de los funcionarios de la Contraloría General de la República y del Tribunal Supremo de Elecciones que fiscalizan las cuentas de los partidos, pero esa suma se eliminaría de inmediato lo que provocaría un ahorro que considero ha de ser significativo. Cada partido se financia como quiera y pueda, y gasta su dinero de igual manera, teniendo que dar cuentas únicamente a sus propios partidarios.

PUBLICIDAD

Finalmente, y puesto que los medios de transporte, así como la radio y la televisión operan por concesión estatal, el día de las elecciones todo el transporte público trabajará en forma gratuita según el esquema organizativo del TSE, con la bandera de Costa Rica, y la radio y televisión estarán al servicio exclusivo del Tribunal para lo que este considere oportuno.

Mucho más se podría aclarar sobre el tema, pero el espacio no lo permite y me parece que lo dicho puede servir para que alguien lo comente y tal vez provoque un diálogo sobre el tema.

  • Comparta este artículo
Opinión

La deuda política y los partidos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota