Opinión

¿Y la desigualdad social?

Actualizado el 27 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Es indispensableabrir una discusión seria sobre la desigualdad en el país

Opinión

¿Y la desigualdad social?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

A principios de este 2013, la Cepal publicó su informe sobre el Panorama Social para América Latina, el cual expone las tendencias en cuanto a pobreza y desigualdad social en la región. De acuerdo al reporte, mientras existe una tendencia a la reducción de la pobreza en el área, Costa Rica se ubica como uno de los 4 países que mantiene estancados sus índices de pobreza.

En cuanto a la desigualdad social, los resultados nacionales también contrastan negativamente con los logros de las naciones vecinas ya que la región se ha embarcado en un proceso de reducción de la desigualdad mientras que en Costa Rica la desigualdad social se ha incrementado, tal y como lo demuestra el coeficiente de Gini por persona recopilado en la Encuesta Nacional de Hogares.

A la luz de estos resultados, para la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica resulta indispensable lanzar un cuestionamiento sobre el rumbo que durante los últimos años diversos grupos políticos le han dado al país.

Este incremento en la desigualdad y el estancamiento en los índices de pobreza representan un mal en sí mismos. Sin embargo, no se desarrollan en abstracto; muy por el contrario, han estado acompañados, como es usual, de un aumento en la conflictividad social (manifiesta en los niveles de delictividad y violencia) y en pérdida de credibilidad de las instituciones públicas.

Pese a todo esto, el problema de la desigualdad social parece no estar presente con fuerza de la agenda política nacional. Por supuesto, jamás faltará en los discursos políticos de los partidos mayoritarios y mucho menos ahora en época electoral, cuando algunos candidatos y candidatas parecen olvidar los posicionamientos de sus partidos durante los últimos 8 años.

Sin embargo, pese a la demagogia de algunos sectores, los datos son contundentes y el incremento en la desigualdad irrefutable. La solución requiere de una reorientación de la estructura productiva e, inevitablemente, de una reforma fiscal con un carácter realmente progresivo. Una reforma que permita mejor redistribución y que no concentre la recaudación sobre impuestos indirectos, como ha sido la tendencia en los últimos años.

Ahora, el gran obstáculo radica en que una reforma de esta naturaleza, orientada a atacar la desigualdad, afecta directamente los intereses de sectores económica y políticamente poderosos que gozan de amplia influencia del Gobierno.

PUBLICIDAD

Como país es imperativo que detengamos la profundización de la desigualdad pues es claro que margina a cientos de miles de personas, y atenta contra todo proyecto de una sociedad inclusiva. Ante la ausencia planteamientos reales y profundos en la agenda nacional, se torna fundamental entonces abrir una discusión seria y propositiva sobre el tema a nivel nacional, sin caer en ese tramposo alejamiento y desinterés hacía la política que cada vez gana más adeptos.

La creciente desigualdad demanda una reforma fiscal progresiva, algo que desde la Federación de Estudiantes nos parece fundamental: impulsar en el marco de la discusión sobre el déficit fiscal que tendrá lugar en meses venideros.

Es claro que la solución no vendrá en forma de caudillos, barrios chinos o líderes y lideresas sobrehumanos . Por el contrario, la solución solo llegará en la medida en que los diferentes sectores sociales nos organicemos, nos vinculemos a los procesos políticos y exijamos la inclusión de nuestras perspectivas en la agenda política.

Camilo Saldarriaga Jiménez. Presidente, Federación de Estudiantes de la UCR

  • Comparta este artículo
Opinión

¿Y la desigualdad social?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota