Opinión

¿De quién depende la paz en Venezuela?

Actualizado el 10 de agosto de 2016 a las 12:00 am

Opinión

¿De quién depende la paz en Venezuela?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Me parece que ninguna de las actuales iniciativas internacionales dirigidas a encontrar un arreglo no cruento a la situación de Venezuela está bien orientada. Lo que todas estas buscan es una solución a la crisis por medio de un arreglo político entre el régimen chavista, que asegura que no cederá el poder, y una oposición que busca, en vano, una salida democrática no cruenta por medio de un referéndum revocatorio para terminar con la pesadilla de Maduro.

Este abordaje deja por fuera a un poderoso actor no invitado al proceso: “los cubanos”. La parte más compleja de la herencia que dejó Hugo Chávez son las relaciones entre Venezuela y Cuba.

Carlos Alberto Montaner la describe como “una extraña subordinación emocional, política e ideológica” de Chávez a Fidel. El exorbitante subsidio que Venezuela otorga a la Cuba de los Castro ostensiblemente no responde a los intereses de los venezolanos.

Esta subordinación continuó después de la muerte de Chávez. Fueron “los cubanos” quienes impusieron a Maduro como su sucesor sobre otros candidatos que juzgaban menos maleables que Maduro para promover los intereses de Cuba.

Servicio de inteligencia. El gobierno de Venezuela fue colocándose bajo la autoridad del habilísimo servicio de inteligencia cubano, cuerpo que le proporcionaba a Maduro informaciones sobre todos los altos oficiales y sobre sus ministros y colaboradores más cercanos.

El general retirado y dirigente opositor Antonio Rivero aseguró hace 14 meses en Nueva York que hay unos 20.000 cubanos en Venezuela entrenados para combatir si se produjera una rebelión militar contra el chavismo.

Esos cubanos, asegura el general Rivero, están en Venezuela para “velar por los intereses de La Habana”, en caso de que sectores de las Fuerzas Armadas se levanten en armas.

Esta realidad hace irrelevante buscarle una solución a la crisis venezolana que no incorpore los intereses de “los cubanos” en una eventual solución. Ellos representan la única fuerza política que maneja los instrumentos necesarios para botar a Maduro y su pacotilla. De la misma manera en que “los cubanos” impusieron a Maduro, de la misma forma lo pueden deponer.

Negociación. Si no se recurre a una guerra civil, cualquier solución política depende de que Cuba conserve privilegios que ha derivado de su aventura imperialista en Venezuela. Esta herencia de Chávez es un trago amargo insoslayable para Venezuela.

Los cubanos han demostrado que son negociadores habilísimos y pedirán más de lo que hasta ahora han recibido.

El restablecimiento de relaciones diplomáticas de Estados Unidos con Cuba puede representar una ayuda vital para lograr un arreglo no cruento a la bomba de tiempo que representa la crisis de Venezuela. La paz de la región, la democracia y el bienestar de los venezolanos bien vale unos cuantos barriles más de petróleo.

El autor es médico.

  • Comparta este artículo
Opinión

¿De quién depende la paz en Venezuela?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota