Opinión

Todos debemos actuar contra la hipertensión arterial

Actualizado el 11 de abril de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Todos debemos actuar contra la hipertensión arterial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Sin duda, la hipertensión arterial está desafiando el sistema de salud costarricense, en virtud de que está considerada como uno de los factores de riesgo más relevantes en la gestación de enfermedades del aparato circulatorio, los cuales constituyen la primera causa de muerte en Costa Rica. Me atrevo a decir que, por lo menos, un 30% de las muertes que se producen en el país están relacionadas con esta enemiga silenciosa, como se ha conocido la hipertensión arterial a través de los años.

El impacto de la enfermedad hipertensiva entre la población costarricense es muy alto y uno de los problemas que estamos observando es que, en este momento, se está diagnosticando en pacientes cada vez más jóvenes.

Los datos generados por nuestro sistema de estadística de la salud, revelan que la curva ascendente de esta condición empieza a crecer a partir de los 20 años de edad, hasta alcanzar su pico más elevado en personas que superan los 65 años.

Solo en el 2012, en las distintas unidades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), se registraron, en promedio, 15 egresos diarios de enfermedades asociadas con la hipertensión arterial.

Esto quiere decir que estamos teniendo pacientes que van a requerir tratamiento durante más de 50 años y este intervalo podría crecer si la expectativa de vida de la población costarricense sigue creciendo. No hay duda, esto representa una carga económica importantísima para la institución.

Al respecto, solo en el 2012 la CCSS invirtió ¢47.308 millones en atención, con un costo promedio de ¢94.174 por paciente.

Esto quiere decir que vamos a tener por un larguísimo periodo a más de un millón de personas que requirien atención y tratamiento para mantener bajo control su presión arterial y evitar con ello complicaciones asociadas y mortalidad prematura.

En este momento, sabemos, de acuerdo con los datos de la última encuesta de riesgos cardiovasculares realizada por la CCSS, que un 31,5% de la población mayor de 19 años es hipertensa y que la institución tiene bajo tratamiento a cerca de un millón de personas en todo el territorio nacional.

Sin embargo, el problema no termina allí. Se trata de pacientes que van a tener descompensaciones y otras complicaciones, que, asociadas a otras enfermedades, como la diabetes, la obesidad, el sedentarismo, las dislipidemias y la adicción al fumado, constituyen una bomba de tiempo que impacta negativamente al individuo, a las familias y la sociedad costarricense.

PUBLICIDAD

El control de la hipertensión y de sus factores de riesgo no admite dilaciones y debe convertirse en una tarea que las instituciones de salud no pueden postergar por ningún motivo.

La adopción de hábitos saludables no puede ser un tema único de las instituciones de salud.

Debemos formar un sólido frente común, integrado por organizaciones públicas y privadas para promover hábitos de vida saludables.

Tenemos que procurar que nuestra población retome la actividad física, controle su peso, incremente el consumo de frutas y verduras, aleje el salero de la mesa y no fume.

Afortunadamente, tras la aprobación de la ley antitabaco, ahora tenemos más recursos para luchar contra el fumado, pero no hay duda que debemos poner abajo nuestras parcelas institucionales y personales y unirnos en una sola lucha.

El maestro Steven Covey, en su libro Los 7 hábitos de la gente altamente exitosa , dice que para alcanzar una meta hay que trabajar en procesos sinérgicos, en lo importante y apostar al ganar/ganar.

Estos conceptos los debemos aplicar en la lucha contra la hipertensión arterial.

Mi deseo como presidenta ejecutiva de la CCSS es que demos ese gran paso hacia delante y nos propongamos, como país, ponerle freno a esta condición que nos está desafiando sin misericordia.

Si no actuamos ya, lo que tendremos, en un corto, mediano y largo plazo, es un contingente de hipertensos que extenderá su estela de dolor y muerte por todos los rincones del territorio nacional.

  • Comparta este artículo
Opinión

Todos debemos actuar contra la hipertensión arterial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota