26 noviembre, 2014

Lo que compramos, lo que consumimos, lo que hacemos. Nuestro estilo de vida incide en la cantidad de residuos que generamos y también en la forma en que los disponemos.

Por ejemplo, solo en el cantón central de Heredia, cada persona genera un kilo de residuos diarios. Al año, son casi 40 mil toneladas por las que la Municipalidad de Heredia invierte más de ¢1 billón al año en servicios de recolección y tratamiento.

La gestión inadecuada de los residuos impacta nuestro entorno y desde hace muchos años nos viene pasando factura.

El desbordamiento de la Quebrada Arias es un caso real en nuestro cantón, situación que por varios años ha afectado a residentes de la urbanización Jerez, en San Francisco de Heredia. El frecuente acumulamiento de residuos, que son desechados en su cauce, es parte de la raíz del problema.

Pensemos, además, a escala mundial: el calentamiento global, el cambio climático, la filtración de tóxicos en el aire, el agua y el suelo que finalmente terminan ingresando a los organismos vivos –humanos incluidos–. Todos son consecuencias de la contaminación alrededor del planeta y en nuestro país.

Saber las cifras es muy importante, pero cambiarlas lo es aún más. Conocer las consecuencias también, pero hacer algo para enfrentarlas es la clave.

Heredia sostenible. La Ley 8839 para Gestión Integral de Residuos nos hace responsables a todos de esta problemática y de implementar los comportamientos necesarios para darle atención.

Como municipio estamos haciendo lo propio. El cantón cuenta con el servicio de recolección domiciliaria y diferenciada para los residuos valorizables, puntos de recolección mensuales y acceso al programa municipal de capacitaciones sobre el tema.

Para fortalecer el trabajo que hemos realizado, recientemente lanzamos Heredia Sostenible. Nuestro nuevo programa llama a las empresas, al comercio y a la ciudadanía a ser zonas de cambio en materia de residuos.

El objetivo es propiciar el cambio cultural a través de la comunicación social, la educación y el acceso a información sobre las soluciones y los comportamientos que indica la ley. El mensaje es claro: tenemos un compromiso con la gestión integral de residuos sólidos.

Este es un ideal de cantón, entorno y modo de vida sustentable. Pero la transformación solo podrá ser posible si el cambio nace en cada persona. Hoy llamamos a la población de Heredia y a la ciudadanía costarricense en general a ser parte de la solución.

Soñamos con ver muchas zonas de cambio en las casas, los barrios, las empresas y centros educativos de nuestro cantón y del país. Que podamos afirmarlo: “Esta es zona de cambio”.

Acciones sencillas. ¿Cómo hacerlo? Asumir comportamientos y tomar decisiones más responsables en materia de gestión de residuos es asunto de todos los días. Podemos lograrlo a través de acciones sencillas y cotidianas.

Comprar lo que realmente necesitamos, preferir productos amigables con el ambiente, reducir el uso de materiales dañinos, reutilizar de forma creativa, clasificar nuestros residuos y disponerlos según las indicaciones de la ley y cada municipalidad son algunas de las prácticas diarias que hacen una verdadera diferencia.

Cuando usted cambia, cambia el entorno. Es el primer paso, el más importante.

Etiquetado como: