Opinión

Una crítica inmerecida

Actualizado el 10 de junio de 2013 a las 12:00 am

Interesa al PUSC el ejercicio de la libertad de expresión con responsabilidad

Opinión

Una crítica inmerecida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Siempre hemos tomado con humildad y apertura las sanas críticas que se hagan al partido y en particular a mi gestión. Sin embargo, la columna de don Julio Rodríguez del pasado 29 de mayo no se puede tomar como una sana crítica.

Los calificativos de don Julio provienen del análisis que él hace de un titular del periódico LaNación, con relación con un oficio firmado por el señor Ronald Chacón Badilla, jefe del Departamento de Financiamiento de Partidos Políticos del TSE. En dicho oficio, fechado 23 de mayo del 2013, se nos solicita documentación que, conforme consta en nuestros archivos, ya había sido entregada al TSE.

En el oficio de marras, también se establece un plazo de diez días hábiles, por parte del TSE, para que el PUSC entregue los informes financieros sobre la Convención realizada el 19 de mayo, sea 4 días antes. Plazo que, a todas luces, transgrede lo establecido en el Código Electoral, violentando con ello el Principio de Legalidad y colocando en total indefensión al PUSC, al obligarlo a lo imposible.

De acuerdo con el artículo 32 del Código Electoral, dicha documentación debe presentarse en la liquidación trimestral de abril, mayo y junio, siendo que la tesorería del partido tiene establecido quince días hábiles, después del 30 de junio, para que las tendencias terminen de cerrar sus operaciones y la administración del partido revise, incluya e informe al TSE sobre esos movimientos. Por esto, estamos seguros de que don Ronald actuará conforme al principio de legalidad y esperará a que nuestro partido cumpla en el plazo legalmente establecido.

De igual forma, estamos seguros de que, rendida la anterior explicación de nuestra parte, don Julio tendrá la hidalguía suficiente para rectificar y aclarar a sus lectores que, en su columna del 29 de mayo pasado, especialmente en torno a lo que llama “cinismo político”, partió de un supuesto que no estaba apegado a la realidad. Siendo además fundamental conocer los criterios con que don Julio se aventura a cuantificar los costos de nuestra convención, pues no sabemos de dónde proviene tal estimación.

Interesa a la Unidad Social Cristiana el ejercicio de la libertad de expresión con responsabilidad, el efectivo control de las fuentes de financiamiento de las actividades políticas, la aplicación del principio de legalidad en la función pública, la credibilidad de los ciudadanos en la política, en los medios de prensa, y especialmente en las instituciones electorales. Por eso hacemos la presente aclaración.

PUBLICIDAD

Reafirmamos nuestra confianza en el TSE, a la vez que estamos seguros de que pronto el Departamento de Financiamiento de Partidos Políticos aclarará las dudas que estos errores generaron a LaNación y a don Julio. Lo anterior con la esperanza de que todos mejoremos día con día y que un error de alguien no desprestigie la institucionalidad democrática de nuestro país, ante el criterio de ningún lector de tan prestigioso diario.

A don Julio debemos reconocer su afán por predicar, siempre, sobre asuntos relacionados con la ética y la moral. Eso está bien. Lo que está mal es que el fundamento de sus ataques no sea real, dañando, a lo mejor sin proponérselo, la honra de personas honestas y socavando sin razón la institucionalidad democrática costarricense.

Cumplo con el deber de aclarar estos asuntos y hago votos para que los vientos que soplen la vela de don Julio sean siempre vigorosos a fin de que, como casi siempre, nos ilumine con su sabiduría, objetividad y patriotismo.

  • Comparta este artículo
Opinión

Una crítica inmerecida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota