31 marzo, 2015

El papel que desempeña la educación en el bienestar de una nación es incuestionable. Su calidad se encuentra entre los factores que más recurrentemente mencionan los especialistas como esenciales para el desarrollo económico de los países. También es más que evidente que el acceso a educación de calidad es uno de los mecanismos de movilidad social más efectivos que existen.

Por lo anterior, es tremendamente importante evaluar la calidad de la educación que un país ofrece a sus ciudadanos. Es solo mediante un riguroso y constante proceso de evaluación que pueden identificarse las áreas de mejora y verificar si efectivamente se da un avance en el tiempo.

Con ese fin, Costa Rica participó por primera vez en el 2009 en el Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (conocido por sus siglas en inglés PISA). El programa, administrado por la OCDE, somete a una serie de pruebas académicas en matemáticas, ciencias y lectura a estudiantes de 15 años cada tres años.

Resultados. De la experiencia costarricense tenemos disponibles los resultados de las pruebas del 2009 y el 2012, desagregados por tipo de colegio al que los estudiantes asisten (público versus privado). Las calificaciones revelan una brecha importante entre la educación privada y la educación pública en Costa Rica.

En los exámenes de matemática y ciencias, los estudiantes de colegios estatales obtuvieron, en promedio, una nota que representa apenas entre el 83% y el 84% de la conseguida por los alumnos de centros privados.

La distancia es muy significativa, no hay duda, especialmente si se considera que en los países miembros de la OCDE las diferencia entre los colegios públicos y privados en esas pruebas son más pequeñas (los estudiantes de entidades estatales obtienen alrededor del 90% y el 95% de la nota de los estudiantes de entidades privadas).

Admisión reveladora. La información de las calificaciones del examen de admisión de la Universidad de Costa Rica (UCR) también confirman la existencia de una brecha sustancial entre la educación pública y la privada en Costa Rica.

De acuerdo con datos recopilados por La Nación sobre los resultados del examen de admisión de la UCR entre el 2006 y el 2011 (cuyo análisis fue publicado por este medio el 23 de octubre del 2012), entre los 100 colegios con mejor promedio solamente 22 son estatales, mientras que 72 son privados (los restantes son calificados como subvencionados).

Los 50 colegios públicos con mejor promedio en el examen de admisión obtuvieron, en el período indicado, una nota promedio del 50%, mientras que los mejores 100 colegios de educación privada obtuvieron una nota promedio de un 57%.

Secundaria. Los datos de las pruebas de bachillerato que hace el Ministerio de Educación Pública (MEP) también muestran una brecha importante entre los colegios públicos y privados. Más preocupante aún, es que, de acuerdo con los resultados parece ser que la brecha se ha hecho más grande.

Si nos restringimos a la provincia de San José, por ejemplo, en el 2001 y en los exámenes de bachillerato de matemática, los estudiantes de colegios públicos de esa provincia obtuvieron una nota que representa el 86% de la calificación que lograron los alumnos de colegios privados.

Para el 2007 y el 2013, ese porcentaje se redujo a un 84% y a un 75%, respectivamente, lo cual nos indica que, con el pasar del tiempo, los estudiantes del sistema estatal lo están haciendo peor en términos relativos que los estudiantes de centros privados en lo que a esta materia se refiere.

Al examinar los porcentajes de promoción por tipo de institución educativa, encontramos un patrón similar. En el 2001, en promedio, el 49% de los estudiantes de colegios públicos de San José obtuvieron su bachillerato, mientras que, en los privados, fue un 74%.

En el 2007, los porcentajes de promoción fueron de un 54% para los colegios públicos y un 87% para colegios privados ubicados en San José; mientras, en el 2013, esos porcentajes fueron de un 56% y un 90%, respectivamente.

Es decir, dichosamente, una mayor proporción de los estudiantes tanto de colegios públicos como de privados obtienen su bachillerato del MEP, pero entre los centros privados ese porcentaje ha tendido a aumentar mucho más rápidamente que en los del Estado durante la última década, lo cual incrementa la brecha entre la educación pública y privada.

Brecha sustancial. En resumen, los datos de las pruebas internacionales PISA, de los resultados de las pruebas de bachillerato, así como de admisión de la UCR confirman la existencia de una brecha sustancial en la educación media costarricense entre colegios públicos y privados, distancia que también pareciera hacerse más grande con el pasar del tiempo (cuando menos de acuerdo con las calificaciones de las pruebas de bachillerato).

Dada la importancia en términos económicos y sociales que la calidad de la educación tiene para un país, la brecha debe ser uno de los temas prioritarios en la agenda nacional. No se trata de gastar más, sino de hacerlo de mejor manera.

Los datos disponibles de las pruebas de bachillerato y del examen de admisión de la UCR evidencian que no pocos colegios estatales obtienen resultados tan buenos o mejores que los privados por lo cual en el ámbito público también es posible conseguir resultados excepcionales. Los demás tendrán que aprender de ellos. No debemos olvidar que el 85% de nuestros estudiantes de secundaria en Costa Rica se atienden en colegios públicos.

El autor es profesor del Incae.

Etiquetado como: