Opinión

La correcta ponderacióndel riesgo hipotecario

Actualizado el 24 de septiembre de 2014 a las 12:00 am

Opinión

La correcta ponderacióndel riesgo hipotecario

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

ABU DABI – Desde que los cazadores-recolectores comenzaron a construirse moradas, hace unos 14.000 años, ser dueño de una casa ha sido una muestra de alto nivel socioeconómico. En Estados Unidos existe una burocracia financiera gigantesca cuyo objetivo es promover la tenencia de la casa propia; y los vaivenes del mercado inmobiliario son seguidos con atención por economistas, banqueros, políticos y, por supuesto, por los propietarios mismos. Pero, como hemos visto recientemente, si no se calcula bien el riesgo de los préstamos hipotecarios, el sueño de la casa propia puede convertirse fácilmente en una pesadilla económica.

En todo el mundo desarrollado, las deudas hipotecarias son ahora el principal pasivo de las familias. En Estados Unidos, la suma de estas deudas casi se triplicó durante la década que precedió a la crisis financiera, mientras que en ese lapso la economía real solo creció un tercio, y, en el 2007, llegó a un máximo de $10,6 billones, más del doble del PIB combinado de China y la India.

Las seis grandes crisis bancarias que experimentaron las economías avanzadas desde mediados de los setenta tuvieron relación, todas ellas, con derrumbes del mercado inmobiliario. El colapso del precio de las propiedades también fue un factor clave en las crisis de los mercados emergentes: por ejemplo, la crisis asiática de 1997 y 1998. Hay investigaciones que muestran que la caída de la producción durante recesiones que van de la mano de un colapso inmobiliario, es dos o tres veces mayor que si los precios de las propiedades se hubieran mantenido. Además, el colapso inmobiliario tiende a prolongar casi tres años la recesión.

Dados los enormes costos socioeconómicos que surgen de la combinación de alto endeudamiento hipotecario y derrumbe del precio de las propiedades, uno esperaría que las autoridades tomen cartas en el asunto, pero, por desgracia, no es así. Después de la crisis del 2008, el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea (principal punto de referencia global en materia de regulación bancaria) propuso reformas para fortalecer el sistema financiero, pero, en lo concerniente al otorgamiento de préstamos hipotecarios, no hubo grandes cambios.

El concepto clave para la regulación de las hipotecas es la “ponderación de riesgo”, una medida que aumenta con la probabilidad de que el deudor no devuelva lo prestado. Por ejemplo, como Microsoft tiene calificación crediticia AAA, un préstamo que se le otorgue llevará la ponderación de riesgo 0%, es decir, está prácticamente libre de riesgo. Un préstamo al Gobierno indio tendrá una ponderación de riesgo del 50%, y uno otorgado a Argentina, que entraña más riesgo, se ponderará al 150%.

La ponderación de riesgo estándar para préstamos hipotecarios es 35% (hace una década era 50%). Pero los bancos pueden usar modelos matemáticos internos para calcular sus propias ponderaciones, que es como si un alumno pusiera la nota de su propio examen. Previsiblemente, las calificaciones de los bancos suelen estar dentro de los márgenes seguros.

Supongamos, por ejemplo, que un banco otorga un préstamo de $200.000 para comprar una casa que vale $235.000. Si el banco le asigna una ponderación de riesgo de 10%, el equivalente ponderado es $20.000. Si, para proteger ese equivalente, el banco necesita un 10% de capital propio, entonces puede financiar la hipoteca con $2.000 propios y pedir prestados los otros $198.000.

Ahora bien, bastará una caída del 16% en el precio de la casa (de $235.000 a una cifra inferior a $198.000) para que el banco pierda su parte del dinero. Pero, en Estados Unidos, los precios de las propiedades (medidos por el índice nacional de precios inmobiliarios S&P/Case-Shiller) cayeron más del 30% entre junio del 2006 y marzo del 2009. En los países europeos, entre ellos España, Irlanda y el Reino Unido, hubo caídas similares o mayores.

El problema es que, en tanto los bancos no tengan mucho capital propio en juego, seguirán prestando a lo grande. En un estudio del FMI, se estimó que la ponderación de riesgo hipotecario promedio para bancos de Europa y Asia era igual a 14% y 15%, respectivamente, y algunos bancos usaban ponderaciones tan bajas como el 6%.

Hace poco, algunos funcionarios empezaron a sospechar de las ponderaciones de riesgo internas de los bancos. En el 2012, las autoridades británicas pidieron a los bancos aplicar en forma transitoria un riesgo mínimo del 15% a sus carteras hipotecarias, pero esa norma caducó en julio. Las autoridades suecas recomendaron que la ponderación mínima subiera de 15% a 25%.

Son medidas bienvenidas, pero probablemente insuficientes, y, sobre todo, no son flexibles. Sería mejor implementar mínimos variables procíclicos que obliguen a los bancos a reservar más capital durante los períodos de auge inmobiliario. Imponer un mínimo fijo idéntico para todos puede incentivar a los bancos a otorgar préstamos más riesgosos que ofrezcan mayor rentabilidad por el mismo capital, mientras que, con un sistema dinámico, se podrían fijar mínimos más bajos para las hipotecas de menor riesgo y más altos para las más peligrosas.

Además, aunque la ponderación de riesgo es una importante herramienta de política macroprudencial, las autoridades deben usarla en conjunto con otras como, por ejemplo, los criterios de aptitud para suscribir hipotecas (entre ellos, los ratios “préstamo a valor” y “préstamo a ingresos”) y el ajuste dinámico de las reservas de los bancos para préstamos incobrables (es decir, aumentar los requisitos de reserva durante los períodos de auge inmobiliario). Y es importante que el efecto de las ponderaciones de riesgo sobre los ciclos del mercado inmobiliario se calibre respecto de otras medidas, pues la superposición de intervenciones excesivas puede impulsar peligrosos ciclos.

El valor de la ponderación de riesgo como herramienta de la regulación bancaria moderna se ve, sobre todo, en el mercado inmobiliario. Si las autoridades no la calculan bien, se puede venir abajo todo el edificio (una vez más).

( Las opiniones expresadas en este artículo son del autor y no representan la posición del Banco Nacional de Abu Dabi ) .

Amit Tyagi es vicepresidente y director general de Administración de Carteras y Riesgo Crediticio en el Banco Nacional de Abu Dabi. © Project Syndicate.

  • Comparta este artículo
Opinión

La correcta ponderacióndel riesgo hipotecario

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota