Opinión

Mis conclusiones son ahora más válidas que nunca

Actualizado el 12 de julio de 2013 a las 12:01 am

Opinión

Mis conclusiones son ahora más válidas que nunca

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En el artículo “Conclusiones equivocadas”, del pasado 4 de julio, don Javier Guillén, del ICE, a pesar del refrito numérico-contable con el que intentó rebatir un estudio realizado por la Aresep, ratifica, más bien, la validez irrefutable de mis conclusiones en el artículo que me fue publicado bajo el título “Aresep inculpa al ICE por alzas eléctricas”. Reitero las conclusiones de mi artículo, por cuanto don Javier evadió totalmente referirse a ellas: “El estudio de Aresep viene a corroborar las sospechas relativas a que el ICE dejó de ser la institución nacional garante de la entrega de un producto y un servicio al mínimo costo”, y “que ya llegó el momento de revisar y mejorar el modelo eléctrico vigente, pero no para beneficiar al ICE y a sus sectores clientelistas, sino para ponerlo en beneficio del abonado y de la competitividad y productividad nacionales”.

Le agradezco sinceramente a don Javier que haya pretendido desvirtuar el contexto de mi enfoque sobre el tema de la culpabilidad en el incremento de la tarifas eléctricas, pues, con ello, puso sobre el tapete la urgencia de que los candidatos a la presidencia se manifiesten sobre esta agobiante problemática que venimos arrastrando sin solución política desde hace más de una década.

Costos operativos. Don Javier no solo me da la razón, sino que oculta los motivos por los cuales se incrementan exorbitantemente los costos operativos dentro del ICE, cuando afirma que las “causas del crecimiento en los costos operativos son otras”. La argumentación del señor Guillén llega al colmo cuando escribe que le llama la atención que en mi artículo (evitando con ello referirse a las revelaciones del estudio de la Aresep) no mencione o culpe a las tarifas de la generación privada recién contratadas, y que se aplicarán en un par de años, por el incremento de tarifas que hemos venido sufriendo mes a mes desde hace una década. El argumento es equivalente a que no culpe a las sequías y cambio climático, que sufriremos dentro los próximos años, por las alzas tarifarias del pasado.

En cuanto a la exoneración de culpa por el uso de combustibles fósiles, don Javier vuelve a darle la razón a la Aresep, pues nos afirma que, durante el periodo del estudio, hubo un incremento del 62% en la generación de energía con plantas térmicas, pero solo hubo un incremento del 20,5% (con efecto inflacionario incluido) en el costo de compras de combustibles, lo cual atribuye, con toda lógica y razón, a la eficiencia de la planta Garabito con respecto a plantas térmicas ya obsoletas y en desmantelamiento, como la de Colima.

PUBLICIDAD

Podría tener razón don Javier al argumentar que la Aresep en ninguna parte de su documento inculpa directamente al ICE por el incremento de las tarifas eléctricas, pero sí deja bien claro en ese estudio financiero que han sido los excesivos incrementos en todos los costos de operación, mantenimiento, comercialización, arrendamientos, financiación y amortización del ICE los causantes, exonerando con ello las alzas en compras de combustibles o de compras de energía a los generadores privados, a las que el ICE ha venido responsabilizando por varios años, en todos sus comunicados de prensa. Si la Aresep descubrió en su estudio que no son culpables por las excesivas alzas eléctricas, ni los costos del búnker, ni las compras de energía a los generadores privados, entonces el único culpable no puede ser el abonado o el Gobierno, tiene que ser el ICE.

Las nuevas plantas. La mejor prueba de por qué las nuevas plantas hidroeléctricas del ICE han elevado la tarifa eléctrica radica en su baja eficiencia productiva, es decir, en su factor de planta durante los meses críticos de verano, y en su alto costo de construcción y, por ende, de producción. Si tomamos como ejemplo Pirris y Toro III, con una potencia máxima combinada de 190 megavatios (MW), encontramos, de la misma información que emana del ICE, que su factor de uso con respecto a su plena capacidad durante este año, de enero a mayo, ha sido en promedio del 20% y 27%, respectivamente. Es decir, ambas plantas, con casi la misma potencia de Garabito (200 MW), apenas produjeron menos de la tercera parte de energía que produjo la térmica en esos meses. Los costos de producción de la energía eléctrica del ICE en esas plantas son más del doble de la recién licitada y contratada energía a futuro de los generadores privados. Esa es la razón por la cual la Presidencia y el Minaet se vieron obligados a emitir la directriz #041, el pasado mes de enero, obligando al ICE a continuar comprando energía del más bajo costo para que el usuario eléctrico no sea el afectado, como ha venido ocurriendo hasta la fecha.

PUBLICIDAD

Don Javier concluye su artículo con un mensaje de carácter paliativo para calmar la angustia económica con la que las actuales y onerosas tarifas eléctricas están castigando a la población de escasos recursos. Si en el ICE se trabajase no simplemente buscando, sino en función de los mejores intereses del país, no estaríamos siendo penalizados, hoy en día, con tarifas eléctricas tres veces más caras que las vigentes en Washington DC, una verdad que hasta el mismo presidente Obama conoció en su visita a Costa Rica en íntimo detalle, quien, al no poder ayudarnos de inmediato con el suministro de gas natural barato que se le solicitó, nos invitó a resolver dicha problemática mediante políticas de libre mercado e integración regional, precisamente para liberar esos recursos que ahora pagamos en caras tarifas eléctricas.

  • Comparta este artículo
Opinión

Mis conclusiones son ahora más válidas que nunca

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota