Lo importantees que ningún joven abandone el proceso educativo

 25 febrero, 2016

Eran los duros años de la desocupación en España. Millones de jóvenes sin empleo y sin futuro. Estaban reunidos tres embajadores de España, México y de otro país en el palacio oficial del presidente de Alemania en Berlín. De pronto apareció en la reunión Ángela Merkel, canciller de la República Federal de Alemania. Se dirigió al embajador de España: “Dígale al presidente Rajoy que cuando él quiera yo voy a España y le explico sobre el tema de la educación dual y me llevó un grupo de empresas, de manera que den inicio a la formación profesional y a nuevas industrias para atender el reto de los jóvenes sin trabajo”.

Dicho y hecho. Ocurrió la visita y se asentaron empresas para formar jóvenes talentosos mediante la educación dual, práctica vocacional en la cual esa nación tiene profunda experiencia de muchos años. Mucho de esto ofrece la Fundación Bertelsmann de Barcelona.

La preocupación de la canciller siempre es innovación, educación y la buena formación de los jóvenes.

Ella asiste a premiaciones de concursos donde participan muchachos investigadores, a muestras de formación profesional, y en sus discursos llama mucho la atención sobre la capacidad de innovación de cada uno de los estados alemanes, conocidos como Länder.

Ella es doctora en Física, investigadora y, luego de la caída del muro, pasó a ser líder de su partido, el CDU. Cuando llegó el pasado año la reina Isabel a su despacho, le indicó, señalando desde el balcón de su oficina: “Majestad, usted ve ese edificio, en la mitad de Berlín, a la par de ese sitio trabajaba yo en mi laboratorio”.

Hoy la canciller alemana tiene un laboratorio global, en donde día a día debe estudiar y administrar su gobierno, las relaciones con la oposición y con sus socios del Estado.

Administradora de la paz. Merkel debe cuidar la relación con todos los Estados vecinos de su país, especialmente Francia y Polonia, y también atender toda la diplomacia de la política global y de la Unión Europea. Además, le llegaron un millón de refugiados.

Cada semana la visitan varios jefes de Estado para dialogar sobre diferentes asuntos. Pero, internamente, le ocupa la calidad de la investigación de sus universidades y centros científicos y, sobre todo, la educación dual.

La formación futura de los jóvenes. Es una experiencia alemana para darle una dignidad propia a cada persona. Es una iniciativa que permite la educación en el aula y la práctica en la empresa con 500 años de tradición.

Alemania ofrece 950 programas de formación profesional, que duran aproximadamente tres años, y hay más de 60.000 estudiantes que complementan la enseñanza teórica con la practica profesional, lo cual facilita a muchos encontrar un trabajo a temprana edad.

La formación profesional con pasantía práctica es hoy ampliamente difundida también en Austria y Suiza y se expande internacionalmente, pues es uno de los medios más importantes para lograr la seguridad laboral, con innovación para los jóvenes.

Este tipo de educación no se detiene. El técnico en hotelería o en mecánica de precisión puede continuar estudiando y pasar, al final del proceso, a estudios universitarios. La industria y la alta tecnología necesitan apoyar estos estudios junto con el ingeniero y el administrador.

Lo importante es lograr que ningún joven abandone el proceso educativo. Las empresas lo saben, pues son parte de este.

Que nadie abandone el estudio. Por ello, una de las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es que los gobiernos ejecuten medidas para evitar que los jóvenes se desconecten del mercado laboral y del estudio, riesgo en el que un documento incluye a más de un 30% de los jóvenes que terminan los estudios.

La preocupación de Costa Rica son los jóvenes. Hay que preparar bien el futuro de los trabajadores y líderes de este país, pues las profesiones de hoy no son necesariamente las del mañana. Todo esta cambiando, hay que tener visión de futuro para abrir esperanzas.

El autor es diplomático.