La información contenida en una columna de SOHO no es cierta

 29 octubre, 2012

No estoy seguro de si lo que ahora escribo es un derecho de respuesta, una aclaración obligada o la queja que debemos hacer los ciudadanos respetuosos y personas de bien cuando hemos sido atacados en lo personal y en el mejor sentir del ser costarricense. En mi caso particular, ese ataque infundado y grotesco proviene de una comunicadora o gestora de opinión llamada Catalina Murillo, quien aprovechándose de la revista para caballeros SOHO , arremete de manera indiscriminada, visceral, xenofóbica y antiética contra personas a las que sus honras tiene en su pluma y tintero, incluida mi persona.

Dicha señora, aprovechando la página veintitrés de la edición de octubre de la citada revista, publicó la columna más burda, soez y mentirosa que recuerdo en mis años de vida como publicada por un medio de comunicación serio.

La autora construyó una historia enredada en sus propios argumentos y plagada de falsedades, en la que ofende con nombres propios a personas que nada tienen ni han tenido que ver con su persona. Claramente, la citada columna evidencia el mal gusto y chabacanería que desde el título de la columna (La Calumnista) puede hacer gala.

La comunicadora ofende con epítetos dignos de mercado de abastos o cantinucha barata a personas a las que incluso osa identificar por nombres, apellidos o circunstancias, ofende a la señora presidenta de nuestro país involucrándola con actos que el solo pensarlo rayan en la ofensa pública y el antipatriotismo. No contenta con eso, además ofende a exmiembros de los supremos poderes de nuestro país y a conocidas figuras públicas.

Y para contribuir aún más a su acto de canibalismo de honras y personas, se expresa de manera ofensiva y xenofóbica sobre nuestros vecinos nicaraguenses y se burla de sus dificultades y penurias migratorias en el país.

En lo que a mi persona respecta, me veo en la obligación de aclarar que es absolutamente falso que haya viajado a España en la fecha citada por la columnista, y todavía es menos cierto que me hubiese topado con la columnista en una taberna e hiciera los comentarios y expresiones que relata. Resulta indignante que la autora haya querido hacer mofa con intención malsana de una situación personal que tanto dolor ha provocado a mi persona, a mi hija y al resto de mi familia, atreviéndose a inventar o fantasear situaciones ocurridas solamente en su infame imaginación.

Para el suscrito resulta inaceptable tolerar que la aludida columnista manche mi honor aprovechando su condición de periodista en un medio de comuni- cación nacional integrante del Grupo Nación, por lo que corresponde exigir que se aclare ante la opinión pública que la información contenida en la columna citada no es cierta, como en efecto hago por este medio.

Nota de redacción En efecto, la columna aludida por el diputado Víctor Hugo Víquez no contiene hechos ciertos. Relata situaciones imaginarias cuyo propósito es satirizar acontecimientos de la vida nacional. Lamentamos que el diputado se sienta ofendido. No fue esa la intención y le pedimos disculpas. Revista SoHo

Etiquetado como: