Opinión

Al canciller Lara: la patria, agradecida

Actualizado el 23 de abril de 2013 a las 12:00 am

Fernando Lara B., insigne defensor de los derechos humanos

Opinión

Al canciller Lara: la patria, agradecida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La propuesta de ley, que ya tiene dictamen unánime positivo de la Comisión de Honores de la Asamblea Legislativa, para declarar como benemérito de la patria al insigne jurista y político don Fernando Lara Bustamante, no debe esperar más en su aprobación definitiva.

En muchos medios escritos, para no decir que en todos, y con apoyo de varias personalidades e instituciones del país, se ha insistido para que el Congreso, honre con esta declaratoria a tan ilustre costarricense, en reconocimiento a toda una vida de servicio a la patria.

De la vida de don Fernando no podría sino concluirse que fue un ciudadano que, en su paso por este mundo, enalteció al país, desde los muchos cargos públicos que asumió y que su impronta está a la vista, como impulsor de los derechos humanos, en épocas en que estos y para ciertos sectores, estaban vedados. Por él y su insistencia hoy vivimos en un país de paz, pues al ser parte de la comisión de juristas que creó la Junta de Gobierno de 1948, tuvo la misión de redactar un proyecto de Carta Magna, que incluyó la proscripción del ejercito como institución permanente y que ha sido faro para que otros países latinoamericanos sigan los pasos de Costa Rica.

A don Fernando se le recuerda como un insigne canciller de la República y diputado en cuatro períodos, que los asumió, en cada minuto, como un fiero defensor de los derechos humanos, como el derecho de voto para las mujeres, la libertad de expresión, la libertad de prensa, con la abolición del monopolio estatal de la televisión, entre otras muchas obras que hoy le merecen ser considerado para este laurel.

A nivel internacional, desde su cargo de ministro de Relaciones Exteriores fue decisiva su intervención para que crearan organismos como la Organización de Estados Centroamericanos (Odeca), con lo que puso en el mapa mundial a Costa Rica y su necesaria integración en el concierto de naciones.

No dejo de mencionar un cargo que enalteció al gremio de juristas de Costa Rica pues, siendo presidente del Colegio de Abogados, lo llevó al sitial de gloria que tuvo ese órgano.

PUBLICIDAD

De don Fernando se podría decir muchísimo, pero el espacio para un artículo de opinión no lo permite, aunque sí hay mucho escrito de este ejemplar caballero.

Tal es la genial obra de mi colega y amigo, Jorge Sáenz Carbonell, que tituló “El Canciller Lara”, donde, con lujo de detalles, dice lo que este buen ciudadano hizo por Costa Rica, que agradecida habrá de llamarlo, muy pronto, benemérito de la patria.

El actual canciller, don Enrique Castillo, con motivo de la presentación del libro del profesor Sáenz Carbonell, expresó: “La vida de don Fernando Lara, desde los altos destinos en los supremos poderes hasta la intimidad de su familia o la laboriosidad de su bufete, es una lección vigorosa y actual para todas las personas que aman a Costa Rica y trabajan por ella”.

Sin duda, si a un costarricense se le debe hacer este homenaje, ab imo pectore , es a “El Canciller Lara”, como acertadamente se le llama en aquel libro.

  • Comparta este artículo
Opinión

Al canciller Lara: la patria, agradecida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota