Opinión

El cajón de libros de Neruda

Actualizado el 28 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

El cajón de libros de Neruda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Escribe Volodia Teitelboim en el libro Neruda que, cuando el poeta latinoamericano Pablo Neruda estaba por cumplir cincuenta años, para preservar sus libros de un incierto destino pensó en donarlos o a la Biblioteca Nacional en Santiago o a la Universidad de Chile. Optó por la segunda porque, según Neruda, sus cinco mil volúmenes iban a pasar inadvertidos entre los millones de libros de la Biblioteca, mientras que en la Universidad estarían mejor cuidados.

Mediante escritura pública donó a la Universidad el contenido de la biblioteca que tenía en su casa, incluyendo manuscritos únicos en ediciones originales. Por ejemplo, toda la edición de Luis de Góngora, de 1664; Los trabajadores del mar , de Victor Hugo, con anotaciones marginales hechas por el autor, con fecha de 1886; ediciones originales de las obras de Quevedo, Verlaine, Lope de Vega y Alejandro Pushkin; prosas y rimas líricas de Dante, impresas especialmente para la emperatriz de Rusia, Elizabeth Petrovna; manuscritos de Luis XVI, Victor Hugo, Gustave Flaubert, Paul Verlaine, Rimbaud y Marcel Proust. Se incluían también El romancero gitano , autografiado por su amigo García Lorca, dos ediciones de Aldus (el impresor que inventó la letra cursiva), poemas de Lorenzo de Médicis, poemas de Petrarca, publicados dos años después del descubrimiento de América, una primera edición de Otello , y poemas originales de Victoria Colonna.

Por si fuera poco, Neruda donaba su obra personal en todas las ediciones y traducciones ya hechas, todas las que se hicieran en lo sucesivo, hasta su muerte y después de ella, y su querida colección de caracoles que durante tantos años lo acompañó. Esta decisión la tomó el poeta cuando volvió del destierro y encontró su biblioteca encajonada, entumecida y como muerta.

Quince años después, Neruda mostraba pena y dolor por la donación hecha, pues nadie había vuelto a ver sus libros ni sus caracoles, como si se hubieran vuelto a las librerías o al océano. Cuando preguntó qué les había pasado, le dijeron: “Por ahí están, en unos cajones”. Esto le llevó a cuestionarse: “¿No me equivocaría de universidad, no me equivocaría de país?”.

Hoy, cuando la tecnología nos presenta el libro electrónico junto al de papel, debemos meditar sobre qué destino queremos darles a nuestros volúmenes, y si pasarán al simple reciclaje o a llenar fríos cajones en alguna biblioteca.

  • Comparta este artículo
Opinión

El cajón de libros de Neruda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota