Opinión

¿Por qué las ayudas sociales no erradican la pobreza?

Actualizado el 12 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Opinión

¿Por qué las ayudas sociales no erradican la pobreza?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Las ayudas sociales que el Estado costarricense otorga para combatir la pobreza, desde mi perspectiva, no dan resultado, entre otras razones, por el desorden que ha existido en su asignación y en la selección de beneficiarios. Las razones para que estas situaciones se estén presentando, son tres.

Como primer razón está el hecho de que el Estado parte de la premisa de que todo pobre necesita dinero para salir de esta condición. Pero numerosos estudios sociológicos han demostrado que no todo pobre quiere realmente salir de su condición, pues no quiere hacer esfuerzos reales por superarse, ya sea porque su manera de ser no se lo permite o porque está tan acostumbrado a las ayudas sociales, a que un mal entendido “papá Estado” le dé todo sin esfuerzo, que no le encuentra alguna utilidad a esforzarse por obtener algo que le dan de gratis.

Datos y orden. La segunda razón por lo que indico que hay desorden, tiene que ver con los criterios de selección de beneficiarios de ayudas del Estado. No siempre son 100% técnicos: algunas veces, tienen más que ver con criterios de índole política.

Hay un tercer motivo, que también está fundamentado en estudios sociológicos y es que quizá la persona/familia en condición de pobreza (son pocos los casos en que se combinan las ayudas en una sola familia) necesita varias ayudas al mismo tiempo (por ejemplo, bono familiar de vivienda, trabajo y subsidio escolar, como el programa Avancemos o becas de Fonabe) y, si no las recibe todas, y no tiene qué comer, aunque tenga ayuda para enviar a estudiar a sus hijos, estos eventualmente deberán salir a buscar trabajo y tendrán dificultades para encontrar uno calificado con el cual mejorar los ingresos familiares.

Junto a estas tres razones, hay una situación todavía más grave y es que, hasta hace poco tiempo, no se tenía idea de cuántas ayudas sociales eran en total y cuáles instituciones las proporcionaban.

No fue sino hasta el 2007 o 2008 que la entonces Rectoría del Sector Social y Lucha contra la Pobreza inició el proceso de identificación. Finalmente, en el 2013 se creó, mediante Ley 9137, el Sistema Nacional de Información y Registro Único de Beneficiarios del Estado, como órgano de desconcentración máxima adscrito al Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS).

Primera etapa. Este sistema viene a ayudar a ordenar la desorganización ya señalada, pues está conformando una base de datos unificada y actualizada, de cobertura nacional, de todas las personas que requieran ayuda estatal por encontrarse en situaciones de pobreza o necesidad. A su vez, permite eliminar la duplicidad de las acciones interinstitucionales que otorgan ayudas asistenciales a las familias en condición de pobreza, y disponer de información precisa que permita focalizar de una forma más eficaz, los recursos estatales destinados a combatir la pobreza.

En una primera etapa, se están terminando de unificar todas las bases de datos de ayudas sociales con cargo al Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (Fodesaf). Posteriormente, se incluirán todas las demás instituciones gubernamentales que también otorgan subsidios a la población, ya sea de forma directa o indirecta (a través de instituciones sociales como los asilos de ancianos y los orfanatos).

Pero lo más importante de este sistema, es que permitirá monitorear y evaluar las ayudas, y con ello se mejoraría la selección de beneficiarios y los controles sobre la asignación de las ayudas que se les proporcionan, disminuyendo o eliminando el clientelismo político en la selección de beneficiarios, y determinando si la ayuda que se les da es efectiva, requiere una ayuda adicional o, por el contrario, si es mejor no proporcionar la ayuda.

Insto al nuevo jerarca del IMAS, y a las demás instituciones del sector social, a apoyar este Sistema y poder garantizar, en una época de crisis fiscal como la que vivimos, que el dinero invertido dé los réditos esperados y los niveles población en estado de pobreza, necesidad o exclusión social, disminuyan en los próximos años.

  • Comparta este artículo
Opinión

¿Por qué las ayudas sociales no erradican la pobreza?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota