12 julio, 2014

L a Nación ha venido haciendo una serie de reportajes relacionados con las funciones del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), en los cuales ha evidenciado problemáticas que requieren políticas, planes y acciones urgentes para garantizar la continuidad y la calidad del agua para consumo humano en todo el país.

El pasado viernes 4 de julio, en la página 12A de La Nación , la periodista Irela Fornaguera publicó un artículo basado en una entrevista que me realizó, vía telefónica, con el título: “Presidenta del AyA ‘controlará’ acueductos municipales y Asadas”.

Este reportaje se refería a los ejes de trabajo que, en mi gestión como presidenta ejecutiva de entidad, voy a impulsar. Por respeto a la precisión, deseo aclarar que he revisado la grabación de la entrevista telefónica y, en mis declaraciones a la señora periodista, no me referí en ningún momento a la necesidad de “controlar” el quehacer de otros operadores relacionados con la provisión de agua.

Siempre he expuesto, gestionado y actuado bajo procesos de articulación y coordinación con todos los sectores con competencias en la gestión del agua, desde su producción y protección, así como con los operadores de abastecimiento de agua, del saneamiento, y con los diferentes usuarios.

Manifesté en esa entrevista que estaré fortaleciendo las capacidades de las Asociaciones de Acueductos Comunales, y que se hace necesario –tal como la Ley Constitutiva del AyA de 1961 lo establece y la misma Contraloría General de la República lo ha manifestado en diversos informes– que el AyA fortalezca su capacidad rectora, que contribuya con la promulgación de políticas y normativas que vengan a regularizar el abastecimiento de agua y la fiscalización de la gestión por los diferentes operadores.

En hora buena se ha tratado el tema del agua, pues Costa Rica requiere resolver una serie de aspectos relativos a su gestión integral, entre los que destacan la aprobación definitiva de la Ley para la Gestión Integrada del Recurso Hídrico, y el desarrollo de estudios y concreción de proyectos que busquen la solución, de forma más integral y sostenible, en abastecimiento de agua segura y continua para nuestras poblaciones.

Agradezco a La Nación por haber iniciado un camino más sistemático y un análisis más integral que permite visibilizar las buenas y malas prácticas en la gestión del recurso hídrico en Costa Rica, e insto a este y a todos los medios a continuar con el análisis de este tema tan importante para el país, promoviendo la coordinación y la unión de esfuerzos entre sectores o instituciones.

Estas decisiones, sin duda, impulsarán en el país nuevas prácticas socioculturales en la gestión organizacional y ciudadana del agua, que servirán de aliciente para las actuales y futuras generaciones.

Etiquetado como: