21 marzo, 2015

La publicación intitulada “Diputado solicita investigar anomalías de auditor del MEP” ( La Nación, 17/3/2015) consigna información inexacta e inconsistencias que, por respeto a los lectores y a mis obligaciones como auditor interno del Ministerio de Educación Pública (MEP), me permito aclarar.

1. No es cierto que el informe brindado por el Conesup (CONESUP-DE-079-2015) confirme el supuesto “maquillaje” que reporta La Nación.

2. Las publicaciones anteriores sobre el tema ( La Nación 23, 24 y 25 de febrero del 2015) se sustentan en una comparación entre un borrador y un informe final. Debo aclarar que un borrador de informe de auditoría es un documento que se presenta a la administración para validar los resultados de un estudio, por lo que está sujeto a modificaciones según las observaciones propuestas por lo auditados. El borrador del informe se traduce en el informe final, una vez incorporadas las observaciones que se consideren pertinentes por la auditoría. El borrador discutido desaparece y no tiene valor legal ni administrativo.

3. La administración activa puede hacer los comentarios que considere necesarios en esa discusión. En este caso, el exministro de Educación Leonardo Garnier presentó un oficio de siete páginas con un anexo de 115 páginas, donde fundamentaba sus observaciones.

4. El borrador de nuestro informe, el informe final 07-13 y el informe del Conesup coinciden en que el período de estudio (alcance) eran los años 2010 y 2011. Antes de ese período, se emitió el informe 07-10, que cubría el período 2006-2010.

Además, la Contraloría General de la República (CGR) efectuó el estudio DFOE-EC-6-2002, al que le dimos seguimiento mediante los informes 30-02 y 45-02 de la Auditoría Interna, por lo que, técnicamente, no era necesario ver períodos anteriores.

5. En el informe final, el aparte referido al “Sistema de Organización” se eliminó casi todo, por cuanto no tiene respaldo alguno en los papeles de trabajo; no fue hecho por la auditora encargada, sino añadido por la jefatura departamental sin base alguna que sustente los comentarios, es decir, el análisis crítico no tiene base probatoria alguna.

6. En el aparte de “Programación y Operaciones Evaluativas” se cita el cuadro 2, sobre planes de estudio. El informe del Conesup señala con claridad que las situaciones mencionadas corresponden a los años 1996, 1998 y 2000, una década fuera del periodo de estudio. Esa referencia histórica puede confundir al lector, como de hecho lo hizo con el periodista, pues lo hizo creer que se trata de hechos recientes.

7. Lo mismo ocurre con los cuadros 3, “Listado de Carreras”; 5 “Aprobación de apertura de sedes”; y 7 “Apertura de sedes sin aprobación previa”. Son referencias históricas que confunden al periodista. En el primer caso, la información se refiere a carreras autorizadas entre 1997 y el 2000, durante la vigencia del decreto ejecutivo 25071; en el segundo, a situaciones registradas entre 1996 y el 2001; y, en el tercero, a hechos ocurridos entre el 2001 y el 2003. Como se observa, los datos están muy lejos del alcance establecido del estudio; además, el Conesup les había dado seguimiento.

8. En el aparte “Decisiones del Consejo Directivo”, que incluye el cuadro 18, el informe del Conesup concluye en que “cada uno de los casos no representa anomalías similares, en virtud de que cada uno se refiere a condiciones específicas”; criterio que valida plenamente la decisión de eliminar este texto del informe final.

9. Debo aclarar que don Leonardo Garnier no influyó nunca en los resultados de los estudios de la auditoría. En la mayoría de los casos, estuvo de acuerdo, y en otros tuvimos diferencias de criterios, por lo cual, en aras de la independencia de criterio de la Auditoría Interna, se siguió el proceso de conciliación en la CGR, según lo estipula la normativa que rige el trámite de informes.

10. Las publicaciones anteriores de La Nación consignan que manifesté de forma literal que don Leonardo y yo somos muy buenos amigos. Eso no lo dije y no lo puedo decir, porque, aun cuando tengo un gran respeto por el señor exministro, nuestra relación fue en el plano profesional e institucional.

11. Con respecto a los estudios de Fonabe e Integra2, estamos dentro de los plazos que informamos y justificamos a la señora ministra.

En la Auditoria Interna del MEP estamos a disposición de la CGR para la revisión de lo acontecido.

El autor es auditor interno del Ministerio de Educación Pública (MEP).