20 agosto, 2014

¿Pueden los niños que están en edad de aprendizaje amarrarse los zapatos y, además, aprender a programar? Ese fue el reto que se planearon investigadores en el Laboratorio de Medios (Media Lab) del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), la Universidad de Tufts y la Compañía PICO (por sus siglas en inglés: Playful Invention Company).

La respuesta fue “sí” y, después de algunos años de trabajo, pruebas e iteraciones, finalmente, en julio pasado, lanzaron una aplicación ( app ) para tabletas llamada SratchJr, que permite a niños de entre 5 y 7 años iniciarse en el mundo de la programación.

Interactuar con la computadora. Muchas familias con niños pequeños, y que cuentan con dispositivos computacionales conocidos como tabletas, bajan, adquieren e instalan aplicaciones educativas que están disponibles para la primera infancia. Esas aplicaciones permiten a los niños aprender e interactuar con la computadora, de una manera educativa. Pero, aunque eso es bueno, ScratchJr (http://www.scratchjr.org) va un paso más allá, ya que les permite programar sus propios cuentos, historias y juegos interactivos, así como crear y expresarse con la tecnología.

Marina Umaschi-Bers, argentina, y profesora del Departamento Eliot-Pearson sobre Estudios de la Niñez y Desarrollo Humano en la Universidad Tufts y directora del grupo de investigación de Tecnologías para el Desarrollo en esa misma universidad, colaboró con el desarrollo de ScratchJr.

Según Umaschi-Bers, “mientras niños y niñas programan con ScratchJr desarrollan competencias para diseñar y resolver problemas que son fundamentales para el éxito académico futuro. Y comienzan a usar conceptos matemáticos y destrezas del lenguaje en un contexto significativo”.

De acuerdo con el comunicado de prensa que se hizo público con motivo del lanzamiento de ScratchJr, este se basa en el lenguaje de programación Scratch (http://scratch.mit.edu), desarrollado por el grupo de investigación Preescolar de por Vida (Lifelong Kindergarten), del Laboratorio de Medios del MIT, y que es usado por millones de jóvenes (desde los 8 años) alrededor del mundo.

Lenguaje basado en íconos. Lo que hizo el equipo de investigación de ScratchJr fue rediseñar la interfaz y el lenguaje de programación de acuerdo con el desarrollo cognitivo, personal, social y emocional de los pequeños. Siendo que es un lenguaje de programación basado en íconos, ScratchJr puede ser usado por chiquitines que aún no han aprendido a leer y a escribir.

El investigador Mitchel Resnick, del Laboratorio de Medios del MIT, quien también colaboró con el diseño de ScratchJr. dice que la programación es la nueva alfabetización. Y agrega: “Al igual que la escritura, la programación ayuda a organizar el pensamiento y a expresar las ideas. En el pasado se pensaba que la programación era muy difícil para la mayoría de las personas. Pero nosotros creemos que la programación debe ser accesible para todas las personas, igual que la escritura”.

Con ScratchJr, los niños programan juntando en la pantalla, en un orden determinado, bloques que hacen que sus personajes brinquen, bailen y canten. Y también pueden modificar los personajes con el editor de pintura, incluirles sus propias voces, además de insertar sus propias fotos.

En este momento, el equipo de investigadores está concentrado en diseñar guías didácticas para familias y docentes. Por ahora, la versión disponible corre solamente en las tabletas iPad, pero ya están creando nuevas versiones para otras plataformas como Android.

Otra oportunidad de aprendizaje. En esta hora histórica, la programación es otra oportunidad de aprendizaje que se ofrece a la primera infancia. Sin embargo, es importante recalcar que, si bien complementa el juego y la educación de los pequeños, no debe sustituir ninguna de las otras actividades que normalmente realizan los niños con personas, animales, la vegetación, el ambiente y los objetos. No debe interferir con el movimiento físico y los ratos de ocio. Pero, debido a las nuevas realidades del mundo, tampoco debe estar ausente.

Etiquetado como: