24 septiembre, 2014

La nota publicada en este diario, el pasado 22 de setiembre, con respecto a la construcción de vivienda de clase media contiene una serie de afirmaciones que resultan imprecisas, por lo cual consideramos necesario hacer las aclaraciones correspondientes:

En el pretítulo de la portada y de la noticia se indica que los empresarios-desarrolladores “chocan” con el CFIA. Esta acción de “choque” no se deduce de nada que haya sucedido entre el CFIA y la CCC, sino que es una interpretación del periodista, que resulta errónea.

En esta misma línea, la primera oración de la noticia muestra que hay un enfoque de la información que no refleja la realidad, pues en el sector construcción no hay una “polémica” por el tema de porcentaje de ganancia. La polémica solo existe en la redacción de la noticia.

En la cita directa al ingeniero Vargas, ese porcentaje de ganancia de la época del boom de la construcción está sacado de contexto, porque se refiere a construcciones entre los años 2005 y 2008, es decir, hace más de 6 años. Además, la mención de ese porcentaje de ganancias en Guanacaste se refiere a viviendas de lujo, usualmente destinado a segunda residencia de veraneo para extranjeros. No se refiere a viviendas de clase media.

El prototipo de vivienda de clase media desarrollado por el CFIA, para efectos de análisis, contiene las estancias que el reportaje menciona, pero la redacción de la noticia deja la impresión de que es requisito indispensable que cuente con todas esas áreas, cuando no es así.

Desde el punto de vista estadístico, el dato del precio de la casa no tiene validez, si únicamente se menciona un rango de tamaños en metros cuadrados de vivienda. Para que el dato sea significativo, sería necesario explicitar que se refiere a una vivienda prototipo de 115 metros cuadrados.

Graciela Mora, jefa del Departamento de Comunicación del Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos.

Etiquetado como: