11 julio, 2014

Gary Becker, profesor de la Escuela de Economía de la Universidad de Chicago, partió para siempre el pasado 3 de mayo. Becker, originario de Pensilvania, recibió el Premio Nobel en Economía en 1992 “por haber extendido el dominio del análisis microeconómico a una amplia gama de la conductas e interacciones humanas, incluyendo comportamientos no de mercado”.

Milton Friedman, mentor intelectual de Becker, dijo que este había sido “el científico social más grande con quién había convivido y trabajado en el último medio siglo”. Veamos sus principales contribuciones, las cuales guían una buena parte de los trabajos teóricos y empíricos en las ciencias económicas de la actualidad.

La discriminación. La primera área de uso no convencional de Becker de la teoría de racional (optimizar el comportamiento) es su análisis de la discriminación por motivos de raza, sexo, etc. Este fue, además, el primer aporte de investigación significativa de Becker, en 1957. La discriminación se define como una situación donde un agente económico está dispuesto a incurrir en un costo para abstenerse de una transacción económica, o de entrar en un contrato económico, con alguien que se caracteriza por rasgos que no sean los propios con respecto a la raza o sexo.

Becker demuestra que tal comportamiento, en términos puramente analíticos, actúa como una “cuña fiscal” entre las tasas de retorno económicas sociales y privadas. Así, la discriminación, tiende a ser económicamente perjudicial no solo para aquellos que son discriminados, sino también para aquellos que practican la discriminación.

Crimen y castigo. La segunda área donde Becker aplicó la teoría del comportamiento racional y el capital humano es “crimen y castigo”. Un criminal, con la excepción de un número limitado de psicópatas, se supone que reacciona a diferentes estímulos de una manera predecible (“racional”), tanto con respecto a los beneficios, como a los costos, tales como la forma del castigo esperado.

En lugar de ver actividades criminales como un comportamiento irracional asociado con el estado psicológico y social específico de un delincuente, la criminalidad es analizada como un comportamiento racional bajo incertidumbre.

Los estudios empíricos relacionados con este enfoque indican que el tipo de delito cometido por un determinado grupo de personas puede en gran parte explicarse por el capital humano de un individuo (y, por lo tanto, educación). Estos estudios empíricos han demostrado, también, que la probabilidad de ser atrapado tiene un mayor efecto disuasivo sobre criminalidad que el tiempo del castigo.

Hogar y familia. Becker hizo una extensión aún más radical de la aplicabilidad de la teoría económica en su análisis de las relaciones entre las personas fuera del sistema de mercado. El ejemplo más notable es su análisis de las funciones de la familia. Una idea básica en el análisis de Becker es que una familia puede considerarse como una fábrica pequeña que produce lo que él llama los productos básicos, tales como comidas, una residencia, entretenimiento, etc., utilizando el tiempo e insumos de mercancías del mercado común, “semimanufacturas”, que el hogar compra en el mercado.

En este tipo de análisis, los precios de los productos básicos tienen dos componentes. El primero está compuesto por los costos directos de compra de bienes intermedios en el mercado. El segundo es el gasto de tiempo de producción y consumo de la mercancía en cuestión para un bien específico. Este gasto de tiempo es equivalente a un salario multiplicado por el tiempo empleado por unidad de la mercancía producida en el hogar.

Así las cosas, un aumento en el salario de un miembro de la casa da lugar no solo a los cambiantes incentivos para el trabajo en el mercado sino, también, a un cambio de más a menos productos intensivos en tiempo y el consumo de bienes producidos por el hogar; es decir, los bienes básicos.

En lugar de un análisis en términos de la dicotomía tradicional entre trabajo y ocio, el modelo de Becker proporciona una teoría general para la asignación del tiempo en el hogar, como se ejemplifica en el ensayo, la teoría de la asignación de tiempo, desde 1965. Este enfoque ha resultado ser una base muy útil para examinar muchos temas diferentes asociados con el comportamiento doméstico.

Becker fue más lejos: formuló una teoría general de comportamiento de la familia, incluyendo no solo la distribución del trabajo y la asignación de tiempo con el grupo, también las decisiones relativas al matrimonio, divorcio y niños. Si aumentan los salarios reales, junto con las posibilidades de sustituir capital por mano de obra en las tareas domésticas, se libera mano de obra en el hogar, así que resulta más rentable dejar que uno de los miembros de la familia se especialice totalmente en la producción doméstica (por ejemplo, el cuidado de niños).

Fertilidad y economía. Como resultado de este último punto, algunas de las funciones previas de la familia, sociales y económicas, se desplazan a otras instituciones como las empresas, escuelas y otras instituciones públicas. Becker argumentó que estos procesos explican no solo el aumento de la participación de las mujeres casadas en el trabajo fuera del hogar, sino la creciente tendencia al divorcio.

Junto con el análisis de Becker de la distribución del trabajo y la asignación de tiempo en el hogar, su contribución más influyente en el contexto de la casa y la familia son, probablemente, sus estudios sobre la fertilidad. Se asume que los padres tienen preferencias sobre el número y el nivel educativo de sus hijos, donde el nivel educativo se ve afectado por la cantidad de tiempo y otros recursos que los padres gastan en sus hijos.

Becker utiliza esta teoría para explicar, por ejemplo, el histórico descenso de fertilidad en los países industrializados, así como las variaciones en la fecundidad entre los distintos países y entre zonas urbanas y rurales. En particular, la política familiar muy amplia en Suecia a que Becker, a menudo, se refiere y sugiere las ventajas de un enfoque económico al análisis de estas cuestiones.

Capital humano. La contribución más destacable de Gary Becker se encuentra, quizás, en el área de capital humano; es decir, competencias humanas y las consecuencias de las inversiones en capacidad humana.

La teoría del capital humano es considerablemente más antigua que el trabajo de Becker en este campo. Su principal logro es haber formulado y formalizado los fundamentos microeconómicos de la teoría. Al hacerlo, desarrolló el enfoque de capital humano en una teoría general para determinar la distribución de los ingresos laborales. Las predicciones de la teoría con respecto a la estructura salarial se han formulado en supuestas funciones de ganancias de capital humano, que especifican a la relación entre las ganancias y el capital humano.

La teoría del capital humano ha creado un marco analítico uniforme y de aplicación general para estudiar no solo el retorno de la educación y capacitación en el trabajo, sino, también, diferencias salariales y perfiles del salario con el tiempo. Otras aplicaciones importantes, perseguidas por varios economistas, incluyen un desglose en los componentes de los factores subyacentes a crecimiento económico, la migración, así como las inversiones y las ganancias en el sector salud.

El enfoque de capital humano también ayuda a explicar las pautas del comercio entre los países. De hecho, las diferencias en el suministro de capital humano entre los países han demostrado que tienen más poder explicativo que las diferencias en el suministro de capital real.

Las aplicaciones prácticas de la teoría del capital humano han sido facilitadas enormemente por la mayor disponibilidad de microdatos: datos de panel, sobre salarios y diversas características de mano de obra. Este desarrollo también ha sido estimulado por los estudios teóricos y empíricos de Becker. El enfoque del capital humano es una de las teorías empíricamente más aplicadas en economía actualmente.

Etiquetado como: