Opinión

Votar es la última instancia política

Actualizado el 20 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Votar es la última instancia política

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Han pasado muchas cosas este verano de cielo transparente como una aguamarina: las elecciones, el retiro inesperado de un candidato y el anunciado triunfo de otro, los accidentes, los conciertos de rock y de otros grupos musicales, lo de Ucrania y Venezuela, el avión aparentemente secuestrado, los paseos a las playas, el campeonato de fútbol femenino y… tantas cosas más.

Sin ser negativo, tres circunstancias nos unen y nos hunden: una raquítica vida espiritual, una disimulada ignorancia y un pensar que los demás harán las cosas. Este hueco nos ha sumido en el desánimo colectivo y en creer que aquí nadie sirve, lo cual no es cierto. Sí hay gente valiosa y capaz, dispuesta a borrar tanto pesimismo y tanta pereza de servir. El espíritu de servicio costarricense se ha quedado para los choques y los incendios. Tanto es así que ya no sabemos cómo se llama el vecino, ni nos importa. Se ,ha olvidado que una ayuda, un servicio, no se le niega a nadie. Y si esta persona es un turista extranjero, se le cobra el doble o el triple por tal servicio o tal comida. ¿Ese es el turismo ecológico o recreativo que ofrecemos?

La patria no es cualquier asunto. Nos ha dado paz, libertad, respeto, justicia social, educación, salud, desarrollo… No seamos malagradecidos. Merece correspondencia. Debemos eliminar esa mentalidad pueblerina de que el Estado asuma y así quedo libre de responsabilidad. Aquí cabe decir lo que el poeta latino Virgilio (siglo I antes de Cristo) le decía a su amigo Títiro: “Nosotros abandonamos los lindes de la patria y los amenos campos, nosotros de la patria hemos huído…”.

Costa Rica debe y puede volver a las fuentes, volver a la patria y volver a servir, sin esperar otra ocasión para hacerlo. Si hoy un candidato tuvo sus razones para retirarse, otro quiere servirle al país.

Para finalizar, incluyo este proverbio africano esperanzador: “No hay montaña difícil de subir cuando en la cumbre hay un amigo”. Y, cuando se abra la puerta del silencio, termina lo humano y continúa lo divino, pero continúa también el deber de hacer de Costa Rica un país próspero, unido y feliz. Veremos si esta Asamblea Legislativa lo permite.

PUBLICIDAD

Votar el 6 de abril es una legítima y oportuna instancia política de servirle a la patria. No perdamos la ilusión de luchar.

  • Comparta este artículo
Opinión

Votar es la última instancia política

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota