Opinión

Verdades a medias

Actualizado el 15 de septiembre de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Verdades a medias

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Las verdades a medias inducen a confusión o, peor aún, pueden prestarse a engaño. Por ello, cuando estas son pronunciadas en un discurso tan solemne como el de los cien días de Gobierno, el asunto amerita, al menos, una respetuosa llamada de atención.

Señor presidente, sé que usted, al igual que yo, aspiramos a que el diálogo entre el Gobierno y los partidos de oposición sea fructífero, respetuoso y constructivo, tal y como lo exigen las circunstancias. Por ello, es mi deber señalar que algunos de los informes que le dieron sus ministros y que están sirviendo para tratar de desacreditar instituciones y funcionarios honestos no son sino un burdo intento que en nada ayuda a la búsqueda del diálogo que el país necesita. Me refiero concretamente al informe sobre el tema de pensiones.

Dijo usted que en el Ministerio de Trabajo se han pagado pensiones a personas muertas. Que esto ocurre mientras miles de costarricenses viven un calvario para que les aprueben su pensión.

Lo que no le dijeron, presidente, es que durante nuestra administración logramos coordinar exitosamente con el Tribunal Supremo de Elecciones para reducir al mínimo posible el plazo de información de las defunciones de la población pensionada, la cual anteriormente duraba tres meses, con la consecuente asignación injustificada del pago de la pensión. Tampoco se le dijo que por primera vez en la historia del Ministerio de Trabajo se creó un órgano de sumas giradas de más, las cuales se producen por exclusión tardía en planillas del fallecido, por caducidad de los derechos de pensión de los hijos(as) de pensionados que cumplieron mayoría de edad y a los cuales hay que excluir respetando el debido proceso, o por errores de cálculo atribuibles a la operación no sistematizada de la Dirección Nacional de Pensiones. Hoy, sin embargo, se cuenta con la plataforma informática necesaria que permite ir solventando esas situaciones mediante registros y controles más ágiles, y en el futuro permitirá ir disminuyendo la estruendosa deuda acumulada desde hace más de tres décadas.

Le dijeron, presidente, que existe una presa de 11.000 pensiones que deben ser revalorizadas. Lo que no le dijeron es que durante nuestro Gobierno logramos expurgar y digitalizar 22.000 expedientes que hasta ese momento estaban en expedientes físicos, en papel y en mal estado, y se renovó en su totalidad el archivo. Sí, señor, 22.000 expedientes contenidos en papelitos que se prestaban para todo tipo de equivocaciones cuando no de posibles actos de corrupción y que ahora se conservan en un moderno archivo.

Tampoco se le dijo, presidente, que después de tres intentos fallidos, se logró montar exitosamente, con Gobierno Digital, un sistema totalmente automatizado que permitirá realizar dichas revalorizaciones en forma rápida, segura y sin errores.

Otras fuentes. Valdría la pena, presidente, que antes de hacer acusaciones en asuntos tan sensibles, recabara usted la información de otras fuentes, en este caso las asociaciones de pensionados que trabajaron hombro a hombro con la administración en este asunto. En todo caso, lo importante es que gracias a estos logros, su Administración contará con los instrumentos necesarios para dar solución al eterno problema de las revalorizaciones.

Dijo usted que la ley para poner tope a las pensiones no se cumplía desde hace 16 años. Lo que no le explicaron es que desde el 2006 se viene aplicando regularmente la ley en el momento de su otorgamiento y que precisamente fue en el periodo 1998 - 2005 cuando ello no se hizo, con la consecuencia de que, producto de las revalorizaciones semestrales y anuales, muchas de ellas se convirtieron con el tiempo en pensiones de lujo.

Tampoco sus enlaces con la Asamblea Legislativa le han informado que en mi calidad de diputada he presentado varias iniciativas tendientes a la eliminación total y definitiva de las pensiones de lujo, las cuales cuentan con todo el apoyo de la bancada liberacionista. Lástima que, sabiendo la urgencia de este asunto, el Poder Ejecutivo no haya convocado esos proyectos en sesiones extraordinarias cuando tenía la potestad de fijar las prioridades. De nuestra parte, le reitero, la eliminación de estas pensiones es una prioridad que apoyaremos indistintamente de las circunstancias y así lo estamos demostrando con nuestras acciones.

Señor presidente, la conducción de un país en democracia es un continuo de aciertos y desaciertos, y los partidos políticos, un conglomerado de seres humanos, algunos corruptos, pero honestos en su mayoría. En buena hora entienda su Gobierno que Liberación Nacional está comprometida con el bienestar del país y que nuestra bancada estará a la par suya luchando contra los desaciertos, la corrupción y la ineficiencia, como ya lo hemos hecho muchos de nosotros en el pasado.

Ojalá, más temprano que tarde, su Gobierno comprenda que, para ello, son necesarios el respeto y el diálogo que durante estos tres meses no hemos encontrado ni en el Ejecutivo ni en la fracción de Gobierno.

  • Comparta este artículo
Opinión

Verdades a medias

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota