Opinión

Urge una convención internacional sobre los adultos mayores

Actualizado el 29 de julio de 2013 a las 12:01 am

Opinión

Urge una convención internacional sobre los adultos mayores

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La Junta de Pensiones y Jubilaciones del Magisterio Nacional, conformada por las principales organizaciones magisteriales del país, y que cubre a más de 40 mil pensionados y jubilados, reconoce el esfuerzo del Gobierno, y su Presidenta, por apoyar de manera decidida la protección de los derechos humanos de las personas mayores en el seno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Vimos con beneplácito que nuestro país patrocinó el proyecto de resolución 67/139 “Hacia un instrumento jurídico internacional amplio e integral para promover y proteger los derechos y la dignidad de las personas de edad”, aprobado por la Asamblea General de la ONU el 21 de diciembre de 2012.

Apoyamos una Convención Internacional y el nombramiento de un Relator sobre Derechos Humanos en la ONU, que ayudaría notablemente a reforzar las obligaciones jurídicas de respetar, promover y realizar los derechos de las personas mayores, evitando la dispersión normativa que causa más daño que beneficio. De la misma forma, apoyamos el proyecto de Convención Interamericana sobre los derechos humanos de las personas mayores que se promueve en el ámbito de la Organización de los Estados Americanos.

Elogiamos la intensa labor del Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (CONAPAM) que ha estado en permanente comunicación con la Cancillería para remitir sus aportes a los foros de discusión donde se analiza el cuerpo normativo y jurídico que debe contener la convención, así como sus esfuerzos para promover la Carta de San José sobre los derechos de las personas adultas mayores de América Latina y el Caribe.

Una Convención es urgente para visibilizar los problemas que afectan el goce y ejercicio de los derechos humanos de esta población y combatir los prejuicios y mitos que les perjudican de manera directa en su auto imagen y en la imagen que las demás personas tienen de ellos. Esos factores afectan la forma en que se adoptan las decisiones públicas y se asignan recursos en los planos familiares, comunales, nacionales e internacionales.

Una Convención contemplaría aspectos como la adaptación a las consecuencias del cambio demográfico, visibilizaría las cuestiones relacionadas con el envejecimiento, aclararía el contenido de los derechos de las personas de edad, afirmaría la existencia de instrumentos internacionales previos de carácter no convencional, clarificaría las obligaciones de los Estados con respecto a las personas de edad, fortalecería la protección internacional y promocionaría el enfoque de derechos humanos en las políticas relativas al envejecimiento.

PUBLICIDAD

La Junta de Pensiones, atendiendo la invitación que remitiera la Secretaria de la ONU para que las organizaciones de la sociedad civil hicieran sus aportes, sugirió, mediante una consulta nacional a nuestra membrecía, que una Convención debería incluir al menos los siguientes derechos: El derecho a la igualdad y a la no discriminación, el derecho a la vida y a una muerte digna, el derecho a la integridad física, psíquica, emocional y a un trato digno, garantías ante situaciones de detención o prisión, personalidad y capacidad jurídica, el derecho a participar en la vida social, cultural y política de la comunidad, el derecho a un nivel de vida adecuado y a los servicios sociales, el derecho a la salud física y psíquica, el derecho a la educación y a la cultura, el derecho a la vivienda y a un entorno saludable, el derecho al trabajo, el derecho a la seguridad social, los derechos de las mujeres de edad, los derechos de los ancianos indígenas y afro descendientes y el derecho al acceso a la justicia y a la atención preferencial.

El próximo mes estaremos ante un hecho histórico: del 12 al 15 de agosto de 2013 se realizará la cuarta sesión de trabajo del Grupo de trabajo de composición abierta sobre el envejecimiento, y ahí esperamos se discuta y defina la aprobación de la Convención. Por tanto, requerimos que el Gobierno participe de manera amplia, así como que facilite la participación activa de las organizaciones que representan a las personas mayores en todas las instancias donde se discutan los derechos de este grupo etario. Nuestra institución nuevamente dio su voto de compromiso, participará con una delegación y esperamos volver con excelentes noticias. Por ahora, los detalles de la importancia de la Convención se discuten en nuestra página web: www.juntadepensiones.cr.

Carlos Mata Castillo Presidente Junta de Pensiones y Jubilaciones del Magisterio Nacional

  • Comparta este artículo
Opinión

Urge una convención internacional sobre los adultos mayores

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota