Opinión

Triste realidad

Actualizado el 27 de octubre de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Triste realidad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Recientemente se realizó un evento de los muchos que deben efectuarse en La Sabana. Había ventas de comida y toldos con mesas y sillas, directamente asociados a los puestos de comida. Fui testigo, de primera fila, de la situación que hoy narro.

Una mujer de mediana edad andaba en busca de una silla para sentarse y comer los productos que acababa de adquirir. ¡Misión imposible! Las mesas estaban ocupadas por personas que no estaban consumiendo, pues, simplemente, descansaban y se resguardaban del sol. Pero había unas sillas con paraguas en el asiento. Preguntó si podía usar una y le respondieron: “¿No ve que está ocupada?”.

Juro que yo vi un paraguas sobre la silla y a ninguna persona.

La mujer siguió esperando a ver si alguna otra se desocupaba. Nada…

Volvió a preguntar por las sillas y, entonces, los que estaban cerca de ellas llamaron a un adolescente, de unos 14 años, para que se sentara donde estaba el paraguas. Seguían sin consumir nada…

En los buses, nadie le da campo a una persona mayor o a una señora embarazada. Y, en La Sabana, un adolescente se sienta a descansar bajo un toldo sin tener la cortesía mínima de cederle el lugar a alguien que lo necesita para comer. Estas son las normas de urbanidad, de civilización y de convivencia que se han vuelto, lamentablemente, usuales.

¿Habrá chance de revertir esta triste realidad?

  • Comparta este artículo
Opinión

Triste realidad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota