Opinión

Tributando en la ‘edad de piedra’

Actualizado el 04 de marzo de 2013 a las 12:00 am

El tal gobierno digital y la simplificación de trámites no es más que otra “trocha fronteriza”

Opinión

Tributando en la ‘edad de piedra’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tributando en la ‘edad de piedra’ - 1
ampliar
Tributando en la ‘edad de piedra’ - 1

En la campaña de nuestra actual presidenta se anunció con bombos y platillos que habría un gran desarrollo en el campo tecnológico, en el gobierno digital y en la “mejora y simplificación de trámites”.

Precisamente me vienen a la mente estas promesas cuando estoy tratando de incluir mi formulario D-151 y para ello tengo que dedicar más de una hora “bajando” actualizaciones, programas, bases de datos y otros a mi computador, para finalmente digitar 3 datos y pasar nuevamente generando archivos, grabando y enviando Exceles, documentos PDF y otros para, al final de dos horas, tener la satisfacción de cumplir con mi deber ciudadano, y la gran insatisfacción de saber que el tal gobierno digital y la simplificación de trámites no es más que otra “trocha fronteriza”, con la ventaja para el Gobierno de que las personas normales no se cuestionan por qué se gastaron cientos de millones para “mejorar” lo que antes se hacía en 15 minutos (5 llenando el formulario y 10 en el banco), y que ahora deberíamos poder hacer desde el celular.

Me pregunto por qué mis colegas, el colegio y la cámara se han quedado callados ante este atropello a la tecnología actual. ¿Será para no perder “puntos” políticos o por temor a una posible persecución fiscal?

En todo caso, asumiré el papel del ingenuo y delataré al “rey desnudo”.

Realmente, uno se cuestiona, mientras baja y sube esta cantidad enorme de datos, cómo es posible que los asesores de Laura Chinchilla y los técnicos de tantas instituciones permitieran esta monstruosidad que solo se justificaría en los años 90, cuando existía la comunicación que hoy llamamos Internet, pero no las herramientas ni la infraestructura con que contamos hoy en día.

Entonces sí era necesario transmitir programas completos y grandes volúmenes de datos de un servidor a un computador, pero hoy en día estos 2 o 20 o 100 datos los deberíamos poder introducir desde cualquier computador conectado a Internet, o inclusive desde el móvil o celular, en uno o dos minutos sin bajar ninguna plataforma ni aplicación.

Tal parece que al famoso Declar@ le hubiera ocurrido lo que la carretera a Caldera, que hubiera sido diseñado hace 20 años y finalmente construido hoy con tecnología de hace 20 años, cuando no existían las herramientas para crear aplicaciones web seguras, eficientes y confiables.

PUBLICIDAD

Este crimen contra la tecnología, el buen uso de los recursos y el abuso del tiempo y esfuerzo de los ciudadanos no debería pasar desapercibido como un pequeño traspié de algún asesor. Volviendo a las carreteras, estamos exactamente frente a un caso como el de la “trocha fronteriza”: se han gastado muchos millones de colones, se ha realizado un gran esfuerzo de mucha gente para construir este adefesio tecnológico que denominan Declar@, y tiene que haber culpables.

Definitivamente, una aplicación “amigable” y “sencilla”, como denomina la Tributación Directa el Declar@ sería un sitio web al que accedemos desde Internet o el celular y no una solución que obliga al usuario a grandes descargas de datos y programas. Detrás de estas malas decisiones se podría encubrir otro tipo de intereses, sobre todo en compras de software o tecnología, por lo que insto a las instituciones de control a analizar estos temas e ir más allá del simple cumplimiento de trámites.

Para que los ciudadanos y empresas dejemos de desperdiciar valiosas horas y recursos, esta aplicación debe sustituirse inmediatamente. Para esto cualquier empresa de software local podría, en pocas semanas, confeccionar una aplicación que realice estos sencillos procesos, en ambiente web, con un costo razonable.

La plataforma con todas las condiciones de seguridad y confiabilidad también está disponibles a nivel local, solo falta la voluntad política para librarnos de este error burocrático.

  • Comparta este artículo
Opinión

Tributando en la ‘edad de piedra’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota