Opinión

Tasas de interés fijas reales negativas

Actualizado el 25 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Tasas de interés fijas reales negativas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Recientemente, la Asamblea Legislativa aprobó una reforma a la Ley Orgánica del Banco Central, mediante ley No. 9149, que plantea fijar las tasas de interés por un período de ocho años para la construcción de viviendas. La medida podría abrir el portillo para extender la fijación de tasas de interés a otras actividades con plazos más extensos. La historia reciente de Costa Rica muestra las consecuencias, en términos de distribución de riqueza involuntaria, de fijar tasas de interés para créditos en el mediano y largo plazo. Veamos.

Efecto de las tasas de interés fijas. Las décadas de los años 1970 a 1990 en Costa Rica brindan un escenario propicio para comprender los efectos de la combinación de tasas de interés fijas con niveles de inflación relativamente altos. En 1973, la tasa de interés activa, fija, para construcción o compra de vivienda, era igual al 9.0%, de forma que si una persona adquiría un crédito por ¢100000 a tasa fija sin prima, ni ningún otro costo, pagaría, durante 30 años,¢805 de cuota cada mes. Los niveles de inflación de los años 1974 a 1976 provocaron que en febrero de 1977 el deudor pagara ¢400 de cuota, en términos reales, es decir, menos de la mitad de la cuota original en menos de cuatro años. En agosto de 1981, ese deudor pagó ¢200 en términos reales, o sea un 25% de la cuota original, gracias a los niveles de inflación de 1980 y 1981. Para julio de 1984, la cuota en términos reales había disminuido a ¢150 al mes, un 90% menos de la cuota original. Para entonces, a este afortunado deudor le restaba cubrir 220 cuotas. En junio de 1988, la cuota en términos reales había disminuido a ¢100. Las últimas 86 cuotas fueron, en promedio, de ¢50, en términos reales, equivalente a 1.0% de la cuota original.

Este caso ilustra lo ocurrido en Costa Rica en los sectores a los cuales se les otorgó créditos a tasa fija a mediano y largo plazo en la década del 70, principalmente.

Esta historia demuestra, asimismo, que hubo una redistribución de riqueza del resto de la sociedad a esos deudores, con consecuencias adversas de mediano y largo plazo para toda de la economía.

Cabe, entonces, preguntarse: ¿cómo se distribuirá la carga de este subsidio entre los habitantes de la nación? ¿Recibirá el subsidio la población para la que fue diseñada la política? ¿Estamos dispuestos a repetir esta historia?

  • Comparta este artículo
Opinión

Tasas de interés fijas reales negativas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota