Opinión

TEC, Institución Benemérita de la Patria

Actualizado el 27 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

El TEC es hoyun actor fundamentaldel desarrollodel país

Opinión

TEC, Institución Benemérita de la Patria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El Tecnológico de Costa Rica es ahora Institución Benemérita de la Educación, la Cultura, la Ciencia y la Tecnología. Ante tal declaratoria, es justo recordar la visión y los sueños de quienes impulsaron, desde finales de los años sesenta, la creación de una nueva institución de educación superior tecnológica que a esa fecha no existía en el país.

Los diputados de la provincia de Cartago, Lic. Jorge Luis Villanueva Badilla y Dr. Fernando Guzmán Mata, acogieron la propuesta de su creación, aprobada como Ley N.º 4771 un 10 de junio de 1971, en la administración Figueres Ferrer. Fue muy importante el apoyo de los diputados brumosos, liderados por el Lic. Jorge Solano Chacón, y de las demás provincias, especialmente de Limón, así como el de la Asociación Cartaginesa para el Desarrollo. El primer año lectivo del Instituto Tecnológico de Costa Rica se inició el lunes 5 de marzo de 1973. Desde sus primeros pasos se constituyó en una nueva alternativa de formación tecnológica a nivel superior, orientada a responder a las necesidades de los sectores productivos nacionales y de servicios hacia nuestra sociedad.

Cuarenta años después, el TEC es hoy un actor fundamental del desarrollo del país: ha contribuido en ampliar las oportunidades de crecimiento profesional universitario; aportado en el mejoramiento de la pequeña y mediana empresa; ayudado en la atracción de empresas de alta tecnología provenientes de la inversión externa directa, y favorecido a diversas comunidades urbanas y rurales.

Con el tiempo, el beneficio que en un principio recibió el país desde la ciudad de Cartago se amplió con una sede regional en San Carlos para proyectarse a la Región Huetar Norte; un centro académico en el área metropolitana de San José, y una sede interuniversitaria en Alajuela. Asimismo, está presente en múltiples lugares a lo largo de la geografía nacional en asocio con instituciones educativas y organizaciones de las comunidades.

Es de justicia reconocer y agradecer a las primeras autoridades del Instituto, encabezadas por el Ing. Vidal Quirós Berrocal, y a quienes siguieron como miembros de una vigorosa comunidad institucional, que hoy cuenta con cerca de 1.400 funcionarios, de los cuales más de 600 son profesores.

PUBLICIDAD

El TEC ha graduado a más de 23.000 profesionales en ingenierías y ciencias aplicadas, sistemas digitales, administración de empresas, educación técnica y nuevas tecnologías, entre otros; de ellos, poco más de 2.700 han realizado estudios de postgrado. No menos importante, ha otorgado cerca de 8.000 diplomas técnicos en diferentes áreas del conocimiento.

Combinar el quehacer académico con actividades de investigación, extensión y acción social, ha logrado la consolidación de una decena de centros de investigación y de tres programas interdisciplinarios que se refieren a las nuevas tecnologías y a las energías alternativas.

Pero como toda formación integral lo requiere, a la par de los aspectos tecnológicos, los integrantes de la comunidad institucional han sido partícipes de manifestaciones de la cultura, del deporte y de la expresión artística.

Costa Rica, como país que avanza con pasos decididos hacia una economía de la innovación y una sociedad del conocimiento, tiene y tendrá en su futuro un aliado natural, indispensable e imprescindible en el Instituto Tecnológico de Costa Rica. Esta benemérita institución, junto con los demás actores del sistema educativo nacional y especialmente la educación superior pública, tendrá, sin lugar a dudas, un papel protagónico en propiciar las condiciones de competitividad que el país requiere para continuar siendo una nación de oportunidades.

Reitero mi agradecimiento a las señoras diputadas y señores diputados que aprobaron esta ley, encabezados por el diputado Víctor Hernández, y a los miembros de la comunidad institucional del TEC: docentes, estudiantes y administrativos, que le dan sustento pleno al benemeritazgo que recibe el Instituto Tecnológico de Costa Rica.

  • Comparta este artículo
Opinión

TEC, Institución Benemérita de la Patria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota