Opinión

Singapur: liderazgo, autoridad y orden

Actualizado el 17 de julio de 2013 a las 12:01 am

Costa Ricadebe aprenderde los avancesde Singapur

Opinión

Singapur: liderazgo, autoridad y orden

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Singapur es una ciudad estado con 4,8 millones de habitantes y 700 km2, que colinda al sur con la península de Malasia y al norte con las islas de Indonesia. Este pequeño país está conformado por 74 islas con un terreno pantanoso y con suelos estériles, sin recursos naturales ni agua.

Singapur fue fundada por el británico Thomas Stanford Riffles, en 1819, donde se ubicaba una aldea de humildes pescadores. Por su posición estratégica y su situación de puerto libre, se convirtió pronto en un importante centro comercial. La población creció por la emigración de chinos en su mayoría. En 1921 los británicos eligen a la isla como su principal base marina en el sureste asiático. Durante la Segunda Guerra Mundial, Singapur es ocupada por los japoneses y, en 1945, fue recuperada por los ingleses. En 1955 la responsabilidad política pasó a los habitantes de la isla y, posteriormente, se logra la autonomía dentro de la Commonwealth . El Gobierno es una república, con un régimen multipartidista, con un presidente elegido por medio del voto directo y un primer ministro que es en la práctica el jefe del Gobierno. El parlamento tiene 81 miembros elegidos cada cinco años. La Constitución está inspirada en el parlamentarismo inglés.

El líder . En 1959, se elige a Lee Kuan Yen como primer ministro y su partido de Acción Popular (PAP). Lee lidera en 1965 la separación de Singapur de la Federación Malaya y la transformación de este gran país. Lee es una figura emblemática, que ejerció el poder con autoridad y orden, logrando convertir esta aldea de pescadores en uno de los país más competitivos del mundo. Con gran compromiso social y estrictos valores éticos, este líder ha guiado a Singapur por la senda del desarrollo a base de un plan estratégico bien estructurado.

Hoy Singapur tiene un ingreso per cápita de $38.000, con un crecimiento anual promedio superior al 5% del PIB y un desempleo de un 3,5%. Honestidad, alta eficiencia, pragmatismo y meritocracia han sido los vectores del desarrollo de Singapur. Soñar, planificar y ejecutar son parte de la cultura de esta nación. Una nación multiétnica, multicultural y multireligiosa, que, con el liderazgo de Lee, se identifica con orgullo como una sola nación unida y solidaria. Lee gobernó con rectitud y capacidad a Singapur por 31 años. Con el apoyo y la visión de Lee, el pueblo singapurense nombra como sucesor a Goh Chok Tong y, luego, a su hijo Lee Hsien Loong.

PUBLICIDAD

Educación. En Singapur la educación de calidad ha sido el centro de su desarrollo. La promoción del capital humano siempre ha sido la prioridad. Eso ha causado una importante movilidad social y la incorporación de la mujer a la economía. Visión de futuro, coherencia, rigurosidad, altos estándares, programas fuertes en matemáticas, ciencias, educación técnica, idiomas, y, lo más importante, el desarrollo de valores son las bases de un sistema educativo ejemplar y competitivo, con profesores bien seleccionados, compensados, motivados, valorados y de gran profesionalismo.

Economía. Con una rigurosa disciplina fiscal, un ahorro que supera el 50% del PIB, una balanza de pagos y comercial positiva, una política de mejora de los indicadores sociales, una alta inversión en infraestructura y recurso humano, y respuestas rápidas a cualquier shock interno o externo, Singapur ha multiplicado su bienestar para ser hoy un país desarrollado, sin brechas sociales. Singapur ha tenido siempre una economía de mercado abierto con un especial fomento a las exportaciones. Pero, a diferencia de otras economías, la alta transparencia y cero tolerancia a la corrupción han dado ha esta nación una gran credibilidad en sus líderes políticos.

Singapur cuenta con más de 3.000 empresas multinacionales, tiene el puerto y la refinería más grande del sureste del Asia, y es modelo en sostenibilidad ambiental. Su industria más importante es la biomédica, productos químicos, farmacéuticos, productos electrónicos, plásticos y alimentos procesados. Singapur es un importante centro de banca mundial y la bolsa es un importante centro de transacciones. El 25% de la población trabaja en la industria y un 75% en servicios. Más de 12 millones de turistas visitaron Singapur y más de 1 millón recibieron atención médica.

Costa Rica. Hoy Costa Rica se vanagloria de sus logros pasados, pero no se ha puesto a estudiar por qué quedó rezagada. Hay que aprender de los avances de Singapur, guardando las diferencias culturales, sociales, étnicas, políticas, geográficas y religiosas.

Hoy tenemos que volver a soñar en una nueva Costa Rica, basada en el crecimiento con equidad y unidad, con una mayor apertura al talento global y la alta productividad.

Hacen falta inversión, fomento al ahorro, una burocracia versátil y eficaz, el lograr acuerdos nacionales, mayor trasparencia y honestidad, estabilidad macroeconómica, constancia en la política económica, pero, ante todo, visión de futuro. No podemos seguir haciendo un zigzag cada cuatro años.

PUBLICIDAD

El Gobierno debe aprender de los logros de Singapur, que, con liderazgo, autoridad y orden, lograron hacer de este pequeño país un ejemplo en competitividad y crecimiento sostenido.

Aprovechemos la reciente firma del TLC con Singapur para lograr crear sinergias que nos permitan crecer con equidad. La próxima visita de sus autoridades debe permitirnos firmar acuerdos puntuales para apoyar nuestro desarrollo.

  • Comparta este artículo
Opinión

Singapur: liderazgo, autoridad y orden

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota