Opinión

Sindicato de Japdeva, anquilosado en el pasado

Actualizado el 14 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Sintrajap noha entendidoque el mundocambió

Opinión

Sindicato de Japdeva, anquilosado en el pasado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

De acuerdo con el foro económico mundial, la infraestructura portuaria de Costa Rica se ubica en el puesto 140 de 144 países. Por este motivo, el Gobierno de la presidenta Laura Chinchilla le ha dado a este tema la prioridad que amerita, por estar en juego la competitividad de la nación.

En el pacífico se han hecho avances notables y que pueden detallar las autoridades portuarias de esa región. En el Caribe contaremos con un puerto de clase mundial desde enero del 2016, dado que la construcción de la Terminal de Contenedores de Moín arrancará en el último cuatrimestre del 2013.

A este esfuerzo se suma la modernización de Japdeva y sus instalaciones. Esperamos que a finales del mes de noviembre podamos estar publicando carteles para la compra de una grúa pórtica, apiladores de contenedores y otros equipos por la suma de $15 millones.

Paralelamente, el Poder ejecutivo presentó a la Asamblea Legislativa un proyecto por $40 millones para la construcción de un puesto más de atraque en las instalaciones actuales el cual ya cuenta con dictamen afirmativo de la Comisión de Hacendarios. Todo lo anterior se hará con financiamiento puesto que Japdeva no cuenta con recursos. A pesar de ello, por primera vez en los últimos 3 años, no se cerrará con déficit gracias a los esfuerzos de contención del gasto y el aumento de tarifas que hemos propiciado.

Esta administración se ha caracterizado por no sumarle ni un cinco más en beneficios a la Convención Colectiva; pero Sintrajap, anquilosado en el pasado, presiona molesto por esta situación y exige aumentos de salarios y beneficios para los trabajadores, presiones a las que no hemos cedido.

Igualmente, es necesario modernizar la estructura organizacional de la empresa, pero tampoco les interesa. Sintrajap maneja un doble discurso pues exige mejoras en equipo y en infraestructura, pero ellos mismos no propician ni un solo cambio, pues quieren que los recursos disponibles se vayan a salarios y no a inversiones. Lamentablemente, no han entendido que el mundo cambió, que las empresas deben ser sostenibles por sí solas; más una como Japdeva que debería ser rentable, si no fuera por su alta carga salarial. Exigen modernización y equipos, pero sin dar nada a cambio y, con ello, demuestran que no les interesa Costa Rica, ni los habitantes de la provincia de Limón, y que lo único que defienden es el statu quo de la dirigencia sindical.

PUBLICIDAD

A pesar de todo ello, continuaremos la lucha que haya que dar para cambiar las cosas pues juramos defender la Constitución y lo haremos hasta el final.

  • Comparta este artículo
Opinión

Sindicato de Japdeva, anquilosado en el pasado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota