Opinión

Señales de tormenta financiera y el sector turismo

Actualizado el 02 de octubre de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Señales de tormenta financiera y el sector turismo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hay señales de una posible turbulencia financiera para los próximos meses. Como sucede con las tempestades de la naturaleza, no siempre las señales significan que estas ocurran. Sin embargo, es mejor saber identificarlas y prepararse que estar desprevenido en caso de que suceda.

Para entender tales señales es necesario relacionar tres elementos: la riqueza del sector familiar norteamericano, el mercado de acciones (S&P 500) y la política monetaria del FED ( QE-Quantitative Easing ). La síntesis de esta compleja relación se presenta a continuación.

El crecimiento de los Estados Unidos depende del poder de compra y la capacidad de pago de deudas de su sector familiar, cuyo consumo es responsable de aproximadamente 70% del producto interno bruto (PIB) del país. Si la salud financiera de ese sector está bien, hay consumo, hay crecimiento económico; en caso contrario, hay estancamiento en la economía norteamericana, la cual afecta a otras naciones que poseen negocios con ese país.

Entre los activos que componen la riqueza de este sector, los activos financieros e inmobiliarios corresponden, respectivamente, a aproximadamente un 70% y un 30% del total. Las acciones en bolsa de valores son uno de los principales activos financieros. Sin entrar en detalles, veamos una síntesis de los activos, pasivos y riqueza del sector familiar de los Estados Unidos.

Según los datos del FED (banco central de EE. UU.), el endeudamiento del sector familiar aumentó vertiginosamente entre el primer trimestre del 2003 ($6,2 trillones) y el segundo trimestre de 2007 ($12,1 trillones). Un aumento de casi $5 trillones en cuatro años. Sin embargo, pasados más de seis años desde el inicio de la crisis financiera en 2007, el sector redujo su endeudamiento en menos de $1 trillón.

Los datos del FED indican que, debido a la drástica fluctuación de la bolsa de valores (índice S&P 500) durante la crisis financiera, el sector familiar perdió aproximadamente $5,8 trillones de dólares en activos relacionados a las acciones corporativas, entre el segundo trimestre de 2007 y el primer trimestre de 2009.

Inyección de liquidez. Frente a esta situación, desde diciembre de 2008 el FED inició una serie de impresión de dólares a través del QE al comprar títulos de deuda de los EE. UU., entre otros activos. QE es una manera de decir “creación de dinero por el FED a partir del acto de comprar algo que este considere como activo financiero”.

De esta forma, el FED inyecta liquidez en el mercado financiero, y al mismo tiempo financia el déficit gubernamental y aumenta la riqueza del sector familiar norteamericano al inflacionar significativamente el mercado de acciones y, con relativamente menos impacto, el mercado de bienes raíces.

En consecuencia, la riqueza del sector familiar viene aumentando, debido a que entre todos sus activos (financieros y no financieros) los que mejor están respondiendo al programa del QE son, principalmente los relacionados al mercado de acciones. Si esa tendencia continúa, el sector familiar tendrá condiciones de consumir aún más e invertir en turismo.

Ocurre que el aumento del índice S&P 500 está relacionado con la inyección de liquidez en el mercado por el FED, a través del QE, esto es, no se trata de un crecimiento impulsado por el volumen de negocios en los EE. UU. y otros países.

Conforme anunció la presidente del FED, Janet Yellen, en un discurso el 16 de julio de 2014, posiblemente el FED finalizará el programa de QE3 en octubre de 2014. De esta manera, la inyección de liquidez en el mercado disminuirá, lo que puede provocar que el mercado de acciones sufra una disminución y podría afectar negativamente la riqueza del sector familiar.

Es importante notar que al final del primer round del QE, el índice S&P 500 se redujo aproximadamente un 9%. Hacia el final del QE2, la reducción fue de 11%.

Supongamos que después del término del QE3 se presenta una caída en el índice S&P 500. Dependiendo de la severidad de la contracción, el sector doméstico podría perder nuevamente algunos trillones de dólares, reducir su consumo y afectar negativamente la economía de EE. UU., así como la economía de la industria del turismo que depende de tales visitantes.

Me pregunto si el sector turístico está considerando esta posibilidad, para que no sufra las consecuencias negativas como ocurrió recientemente después de 2007.

La sostenibilidad económica y la ambiental de un sector como el turístico dependen de su eficiencia y, principalmente, de su resiliencia. Esta última depende, entre otros factores, de la capacidad de los empresarios y demás tomadores de decisión de leer las señales que anuncian posibles problemas y desarrollar medios para superar las consecuencias.

  • Comparta este artículo
Opinión

Señales de tormenta financiera y el sector turismo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota