Opinión

Salir de la lista negra brasileña

Actualizado el 01 de enero de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Salir de la lista negra brasileña

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Costa Rica tiene mucho que ofrecerle al mercado brasileño, pero hay un obstáculo que nos mantiene al margen. Para realmente tener claridad sobre la trascendencia de Brasil en nuestra economía, hay que reconocer primero que los países centroamericanos somos pequeñas piezas dentro de un complejo rompecabezas mundial.

Si nuestra pieza no encaja en el tablero, simple y sencillamente no nos van a invitar al juego. ¿Y qué tiene que ver Brasil con todo esto? Bueno, que en este momento Costa Rica no encaja con Brasil en el mismo rompecabezas y, por lo tanto, nos estamos privando de potencial gigantesco para atraer inversión extranjera.

Lista negra. El “pero” son los impuestos. Desde la perspectiva brasileña, Costa Rica no cumple –o, por lo menos, no cumplía– con una serie de requisitos relacionados a nuestro sistema fiscal y, por lo tanto, estamos incluidos en una lista negra.

Prácticamente el único punto por el cual estamos dentro de esta nada grata lista es la forma en que funciona nuestro sistema de renta territorial.

¿Qué implicaciones tiene estar en esta lista? Normalmente los pagos de fuente brasileña acreditados a favor de entidades no domiciliadas en ese país tendrán un impuesto en la fuente del 15%. Sin embargo, para nosotros, el porcentaje sube al 25%.

Como resultado de lo anterior, y sin tomar en cuenta ninguna otra variable, desde Brasil sale 10% más caro pagarle a una empresa costarricense que a una mexicana o paraguaya por el mismo servicio.

No todo está perdido, y he ahí la razón de este artículo.

Recientemente, el Gobierno brasileño publicó una provisión mediante la cual modifica las características de los paraísos fiscales. Adicionalmente se ha manifestado abierto a evaluar la condición de los países que conforman esta lista; eso sí, a solicitud de la parte interesada.

Dicho de otra forma, depende de Costa Rica solicitar que nos abran las puertas y, con ello, salir corriendo de esta lista.

Para lograr lo anterior habría que demostrar los esfuerzos que ha venido realizado nuestro país para cumplir con los estándares de transparencia fiscal internacional.

Por ejemplo, el haber ratificado la Convención sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal de la OCDE o los muchos tratados para el intercambio de información tributaria suscritos en los últimos años.

Argumentos a favor de nuestro país sobran. Ahora se necesita un Gobierno deseoso de promover esta apertura y que tome las riendas de este asunto.

Brasil no es para principiantes. Por lo tanto, si una economía como la nuestra pretende acceder al mercado del gigante del sur, debe de comportarse a la altura del reto.

  • Comparta este artículo
Opinión

Salir de la lista negra brasileña

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota