Opinión

Romper el silencio ante el suicidio

Actualizado el 08 de febrero de 2016 a las 12:00 am

Opinión

Romper el silencio ante el suicidio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El suicidio es un importante problema de salud pública. Ahora que iniciamos un nuevo año, como país podemos prometernos darle a este tema la atención que merece.

Según el informe Prevención del suicidio: un imperativo global (2014), de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se suicidan más de 800.000 personas en el mundo. Una cada 40 segundos.

Por cada suicidio, se producen alrededor de 20 intentos. Las tasas más elevadas corresponden a personas mayores de 70 años y, en el caso de los jóvenes de 15 a 29 años, representa la segunda causa de muerte.

En Costa Rica, la tasa ajustada según la edad es de 6,97 por cada 100.000 habitantes (datos del 2009). Ante este panorama, la 66.a Asamblea Mundial de la Salud (2013) adoptó el Primer Plan de Acción sobre Salud Mental, en el cual estableció la meta de reducir en un 10%, para el 2020, la tasa de suicidio.

Debemos luchar por alcanzar la meta. La buena noticia es que el suicidio es prevenible. La prevención necesariamente pasa por romper el silencio y combatir los estigmas en torno a este.

La estigmatización actúa como una barrera que impide que aprendamos a reconocer peligrosas señales en algún familiar o allegados que podrían devenir en una tentativa de suicidio o, peor aún, en una muerte.

Estas también inhiben la búsqueda de ayuda de aquellas personas que están pensando acabar con su vida.

Salud mental. El suicidio no debe atribuirse a una única causa o evento, sino que responde a varios factores biológicos, psicológicos y socioculturales. Lo que se sabe con mayor seguridad es el vínculo existente entre este y las enfermedades mentales.

La OMS ha establecido que –al menos en los países de ingresos altos para los que se tiene más información– hasta el 90% de las personas que se suicidaron presentaban una enfermedad mental. De ahí que los principales actores en el abordaje de los casos individuales deben ser los profesionales en salud mental. No obstante, no son los únicos.

Hay otros que, por la naturaleza de su ocupación, pueden desempeñarse como “guardianes”. Ejemplos de estos son quienes proveen servicios de atención primaria en salud y servicios de urgencia, docentes y personal de recursos humanos, los cuales deben ser capacitados para identificar los factores de riesgo de las personas vulnerables y, eventualmente, referirlas a los profesionales pertinentes.

Datos de la OMS muestran también que gran número de quienes se suicidan tuvieron contacto con proveedores de atención primaria de salud dentro del mes anterior a tomar la decisión. De ahí la importancia de entrenar a estos grupos.

¿Qué podemos hacer el resto de los ciudadanos? El Día Mundial de la Prevención del Suicidio 2015, de la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio, giró precisamente en torno al tema “mostrar nuestro interés y salvar vidas”, pues el simple acto de demostrar nuestro interés y actitud de escucha puede tener un impacto positivo.

Tres pasos. En esa línea, la organización Lifeline habla de tres pasos a seguir cuando estamos preocupados por alguien. Primero, preguntar directamente si la persona está considerando el suicidio.

Segundo, permitir que la persona hable lo que necesite sobre el asunto y no dejarla sola. Según la OMS, hablar abiertamente puede dar a una persona otras opciones y tiempo para reflexionar sobre su decisión. También es importante quitarle todo potencial método de suicidio que tenga a mano (pastillas, licor, armas).

Tercero, buscar la ayuda apropiada llamando a emergencias o a un profesional en ciencias de la salud. Aun cuando el riesgo no sea inminente, es importante buscar ayuda profesional y también convencer a la persona de conversar con un pariente o persona de confianza.

Nadie puede suplir el papel de los profesionales en este campo, pero los demás no estamos impotentes. Podemos y debemos hacer la diferencia en la vida de otra persona. ¡Ni una muerte más por suicidio!

La autora es salubrista pública.

  • Comparta este artículo
Opinión

Romper el silencio ante el suicidio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota