Opinión

Resolución pacíficade conflictos

Actualizado el 30 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Resolución pacíficade conflictos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El último informe de Desarrollo Humano del PNUD-Costa Rica es un documento que debe leerse. Su conclusión más importante es que somos un país que sigue aprendiendo a convivir y que acelerados cambios de diversos tipos en nuestra sociedad nos obligan a realizar más esfuerzos con ese objetivo.

Dice el Informe que somos un pueblo mayoritariamente orgulloso de la naturaleza, de nuestra forma de ser, de la paz, la democracia y la libertad, y que no nos enorgullece la situación actual sobre temas como la delincuencia, el narcotráfico, las condiciones de vida y la violencia. Definitivamente, estos son problemas que debemos enfrentar como país para retomar nuestra identidad asociada con los valores de paz y convivencia.

El informe realiza un valioso análisis de las actitudes de los costarricenses hacia los conflictos, y las formas que tenemos para resolverlos. Las conclusiones no son del todo positivas, y evidencian altos niveles de desconfianza (el 80% cree que “la gente se ha vuelto muy conflictiva”, y que es mejor “no meterse con nadie”), y de postergación de los conflictos (un 40% no resuelve sus problemas). Por otro lado, cuando se resuelven los conflictos, se hace, principalmente, por la vía del diálogo y la comunicación (el 35% de las disputas se resuelven por estas vías).

Para fortalecer la convivencia y la paz social, es muy importante promover este diálogo, la comunicación y otros mecanismos de solución pacífica de conflictos. Esto alude a la capacidad de resolver disputas satisfactoriamente para las partes sin recurrir a la violencia. Atender el conflicto adecuadamente, en un tiempo prudencial, evitará una escalada que puede terminar en violencia.

Promoción del diálogo. Con el objetivo de promover los mecanismos pacíficos de resolución de conflictos, el Ministerio de Justicia y Paz ha impulsado ambiciosos programas de promoción del diálogo, la comunicación y la mediación. En general, el Informe de Desarrollo Humano indica que un 16.6% ha oído hablar de mecanismos RAC, pero solo un 4.2% lo ha utilizado.

Por eso, hemos fortalecido el programa Casas de Justicia, como centros de mediación y resolución pacífica de conflictos propiamente en las comunidades. En total, funcionan 17, ocho de ellas abiertas durante esta Administración, en lugares como Limón, San José, Desamparados, Hatillo, Curridabat, Pococí, Palmares y Cartago. En el 2012, más de 40.000 personas fueron atendidas, y se lograron 4.000 mediaciones exitosas.

Hemos impulsado con fuerza el programa Dialoguemos que ha capacitado a más de 400 líderes comunales y autoridades educativas en destrezas y mecanismos RAC, con el objeto de que estas capacidades estén también en las comunidades y en los centros educativos. Impulsamos la campaña de comunicación “+ Diálogo + Paz”, con el propósito de dar a conocer estos valores en toda la sociedad y, particularmente, en la zona atlántica.

Su objetivo es multiplicar las capacidades de resolución pacífica de conflictos en el país, y, como ya hemos visto, esto mejora la convivencia y la seguridad ciudadana.

  • Comparta este artículo
Opinión

Resolución pacíficade conflictos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota