Opinión

Resguardo de la credibilidad en nuestro Ministerio

Actualizado el 04 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Resguardo de la credibilidad en nuestro Ministerio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Mensaje dirigido a los funcionarios del Ministerio de Hacienda

Estimados colegas: Quiero compartir con ustedes mi muy sincera y sentida preocupación ante los hechos noticiosos suscitados en los últimos meses y días, como resultado de acciones vinculadas con la labor cotidiana de la Dirección General de Tributación y con la información confidencial que, en apego a la normativa legal y al principio ético, deben guardar sus funcionarios.

La sobrevivencia de un sistema tributario radica en la confianza que transmite la Administración Tributaria. Por eso me preocupa ver cómo el esfuerzo y compromiso laboral de muchos, quienes día a día nos esforzamos por enaltecer el nombre de esta institución y por mantener esta confianza, se puede ver afectado por las acciones inescrupulosas de algunos pocos. Hacer creer a la opinión pública que quien entrega información confidencial a terceros es valiente y está comprometido con el país es subestimar la inteligencia de una ciudadanía consciente de que la privacidad de su información tributaria es parte fundamental del Estado de derecho. En efecto, el Ministerio de Hacienda es una pieza clave en la institucionalidad de nuestro país y, como tal, no podemos dejar que se menoscabe su credibilidad.

Estos hechos recientes, sumados a otros que en su momento fueron elevados al Ministerio Público, no deben quedar impunes. Hemos iniciado los procesos de investigación correspondientes que nos permitan llegar a las últimas consecuencias administrativas y penales en caso de ser procedentes, para quienes, protegidos con el velo del anonimato, entregan de manera irresponsable la información confidencial que se encuentra en nuestras bases de datos.

Por la experiencia que he compartido con muchos de ustedes, tengo la certeza de que estas personas son pocas en relación con la gran mayoría de colaboradores que, con mística y compromiso, contribuyen a cumplir los objetivos institucionales bajo los principios éticos que les dictan las leyes y los propios valores sobre los que han sido formados. A esta mayoría les recuerdo que las puertas de mi despacho siempre han estado y estarán abiertas para quienes, siguiendo estos valores, deseen denunciar actos ilegales o de corrupción, debidamente fundamen-tados. Saludos cordiales.

  • Comparta este artículo
Opinión

Resguardo de la credibilidad en nuestro Ministerio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota