Opinión

Reportaje no es discriminatorio

Actualizado el 07 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Reportaje no es discriminatorio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Con respecto al derecho de respuesta publicado en este diario el pasado sábado 3 de agosto, y firmado por los médicos Douglas Montero y Carlos Torres, deseo aclarar lo siguiente:

El reportaje “Lucha de enfermeras salva a bebé que nació a los 5 meses”, publicado el 28 de julio, no pretende, de ninguna forma, demeritar el trabajo que realiza todo el personal del Servicio de Neonatología del Hospital México, incluyendo médicos, enfermeras, auxiliares, asistentes de pacientes, misceláneos y funcionarios administrativos.Tampoco busca inducir a error a los lectores sobre un trato discriminatorio de parte del personal de ese servicio, como lo señalan el director del Hospital, Douglas Montero, y el jefe de Neonatología, Carlos Torres.

Todo lo contrario. Desde que conocí la historia de lucha de Daniela y sus padres, supe que su experiencia sería una gran motivación para cualquier persona que leyera la historia.

Y así fue, según se puede leer en las decenas de comentarios que recibió el artículo tanto en el sitio de La Nación en Internet como en las redes sociales.

Lucha de especialistas. El relato resalta la lucha de los especialistas en salud para rescatar la vida de una bebé que, a pesar de su gravedad y prematuridad extrema, hoy sale adelante con ayuda de todo un cuerpo médico. De ese personal, se destaca el papel de dos enfermeras, cuya intervención durante los primeros días de vida de la pequeña fue determinante para definir el futuro de la niña y sus padres.

Según se desprende del reporteo que realicé a lo largo de varias semanas, y en el cual consulté a personal de Neonatología del Hospital México, la norma de ese centro médico es realizar un manejo conservador en bebés con pesos menores a los 700 gramos. La bebé del reportaje estaba por debajo de esa norma, pues nació pesando 675 gramos y, en sus momentos más críticos, menos de 550 gramos.

Daniela vive gracias a su espíritu de lucha, al profundo amor de sus padres y al esfuerzo de dos enfermeras y un equipo médico interdisciplinario que todavía hoy hace todo lo que está en sus manos para que esta niña tenga una vida normal.

  • Comparta este artículo
Opinión

Reportaje no es discriminatorio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota