Opinión

Refugiados y reforma en Europa

Actualizado el 23 de septiembre de 2015 a las 12:00 am

Muchos de los refugiados son educados y están comprometidos con un futuro mejor

Opinión

Refugiados y reforma en Europa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

LAGUNA BEACH – Existe una simple realidad detrás de la creciente tragedia humana que representa la crisis de refugiados de Europa, y la Unión Europea no puede abordar la llegada masiva de gente exhausta y desesperada de una manera compatible con sus valores a menos que los gobiernos y los ciudadanos la reconozcan.

En pocas palabras, el desafío histórico al que se enfrenta Europa también ofrece oportunidades históricas. El interrogante es si los políticos de Europa –que no han sabido encontrarles una solución a cuestiones mucho menos complicadas sobre las cuales ejercían mucho más control– sabrán aprovechar el momento.

La escala del desafío es inmensa. El flujo de refugiados es extremadamente difícil de monitorear y canalizar, mucho menos limitar. En su huida de la guerra y la opresión, decenas de miles de personas arriesgan su vida y se ponen en peligro con tal de encontrar refugio en Europa –un fenómeno que continuará mientras persista el caos en los países de origen, como Siria, y los países faciliten el tránsito, como Irak y Libia–.

Mientras tanto, las redes de transporte de Europa están bajo estrés, al igual que los refugios, los cruces fronterizos y los centros de registración.

Las políticas de asilo comunes –que incluyen, por ejemplo, la regla básica de que quienes buscan asilo deben registrarse en su punto de entrada a la UE– no están funcionando o se están ignorando. Y el valorado concepto de un viaje sin esfuerzo dentro de la zona Schengen, libre de fronteras, está bajo amenaza.

Estos problemas se ven agravados por las fallas de coordinación. Las actitudes hacia los refugiados varían enormemente entre los países: Alemania está adoptando una estrategia particularmente tolerante que contrasta marcadamente con la actitud, a las claras, desalmada de Hungría.

Algunos países, como la República Checa, han bloqueado acuerdos para compartir la carga de manera justa entre los miembros de la Unión Europea, incluso por medio de cuotas obligatorias.

A esto sumémosles las preferencias de los refugiados –que, después de arriesgar todo para llegar a Europa, tienen sentimientos fuertes respecto de dónde les gustaría asentarse– y los desafíos en materia de políticas son enormes, particularmente a corto plazo.

Los políticos europeos todavía tienen que entender la realidad en el terreno, ni qué hablar de adelantarse a lo que sucede. Y su incapacidad no hace más que exacerbar los riesgos para la cohesión política de la EU que surgieron con la crisis griega.

Los políticos de Europa tienen un poderoso incentivo para ofrecer una respuesta a la crisis de los refugiados como corresponde. Más allá de la necesidad de aliviar la miseria humana que atiborra las pantallas de televisión y las tapas de los diarios, reside el imperativo de no perder las oportunidades importantes a mediano plazo que ofrece la migración.

Si bien hoy existen en Europa bolsones de desempleo elevado, la proporción entre trabajadores y gente mayor decaerá considerablemente a más largo plazo.

Y la flexibilidad del mercado laboral ya se vio socavada por la inercia estructural, incluidas las dificultades para volver a formar y capacitar a los trabajadores, particularmente los que han estado desempleados durante mucho tiempo.

Como ya han reconocido el gobierno y algunos líderes empresariales de Alemania, entre ellos el CEO de Daimler-Benz, una estrategia de mentalidad abierta para absorber e integrar a los refugiados puede ayudar a mitigar parte de los problemas estructurales de larga data de Europa.

Después de todo, se dice que un porcentaje importante de la población de refugiados que llega a Europa es educada y está motivada y comprometida a construir un futuro mejor en sus nuevos hogares.

Si capitalizan esta realidad, quienes toman las decisiones en Europa pueden convertir un desafío serio a corto plazo en una ventaja poderosa a largo plazo.

Una respuesta política acertada ante la crisis de los refugiados también podría ayudar a Europa de otras maneras. Por lo pronto, ya está destrabando desembolsos fiscales adicionales en países como Alemania –que, a pesar de tener los medios, anteriormente no tenía la voluntad de gastar–, lo que ayuda a aliviar un desequilibrio de la demanda agregada que, junto con impedimentos estructurales para el crecimiento y un excesivo endeudamiento en algunos países, ha retrasado la recuperación de la región.

La situación actual también podría ofrecer el catalizador necesario para hacer progresos decisivos en la arquitectura política, institucional y financiera incompleta de la UE.

Podría también obligar a Europa a superar los obstáculos políticos que bloquean las soluciones a los problemas de larga data, como brindar la protección necesaria para que ciertos acreedores europeos otorguen un mayor alivio de la deuda para Grecia, cuyos problemas fiscales y de empleo, ya masivos, se están viendo exacerbados por la llegada de los refugiados.

Podría incluso llevar a Europa a modernizar su marco de gobernanza, que permite que unos pocos países pequeños frustren decisiones respaldadas por la vasta mayoría de los miembros de la UE.

Los pesimistas inmediatamente señalarían que a Europa le ha costado aunar esfuerzos incluso en cuestiones mucho menos complejas y más controlables, como la crisis económica y financiera de larga data de Grecia.

Sin embargo, la historia también sugiere que las sacudidas de la escala y la magnitud de la actual crisis de refugiados tienen el potencial de impulsar respuestas políticas excepcionales.

Europa tiene la oportunidad de transformar la crisis de refugiados de hoy en un motor de renovación y progreso.

Esperemos que sus políticos dejen de discutir y empiecen a trabajar en conjunto para sacar ventaja de esta apertura. Si no lo logran, el impulso detrás de la integración regional –que ha traído paz, prosperidad y esperanza a cientos de millones de personas– se debilitará considerablemente, en detrimento de todos.

Mohamed A. El-Erian , asesor económico jefe de Allianz y miembro de su Comité Ejecutivo Internacional, es presidente del Consejo de Desarrollo Global del presidente de Estados Unidos Barack Obama y autor, más recientemente, de When Markets Collide . © Project Syndicate 1995–2015

  • Comparta este artículo
Opinión

Refugiados y reforma en Europa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota