Opinión

Racsa: disparos en el blanco

Actualizado el 21 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Racsa: disparos en el blanco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En su columna “Buenos días”, del pasado jueves 13 de febrero, con el título “Disparos de Racsa”, el periodista Armando Mayorga expone su opinión, en el sentido de que la empresa pareciera no tener un norte definido al perseguir una diversificación de su portafolio de negocios y opciones empresariales.

Es un hecho indiscutible que, cuando se realiza un análisis de eventos separados, corremos el riesgo de arribar a conclusiones erróneas, y es que, al analizar este tipo de tópicos, requerimos necesariamente recurrir a la estrategia empresarial y buscar dentro de ella el hilo conductor que la hilvana. Solo así entenderemos con mediana precisión los objetivos estratégicos trazados. Por el contrario, sin este conocimiento complementario, solo veremos parte de la fotografía y eso nos llevará, sin duda alguna, a emitir conclusiones precipitadas o imprecisas, tales como que Racsa podría estar rebotando de proyecto en proyecto.

Lejos de lo que el señor Mayorga expone, la estrategia empresarial de Racsa nunca ha sido producto de la improvisación, o la falta de planificación, ya que desde tiempos de la apertura, y con mayor intensidad en el último año, distintos grupos de trabajo en áreas de negocio, técnica y financiera se han abocado al análisis de las condiciones cambiantes –propias, de por sí, de un mercado en competencia–, que obligan a sus actores a efectuar constantes ajustes en el giro empresarial. Esta capacidad de adaptación a los cambios es fundamental y garantiza el futuro de la empresa y su supervivencia.

Recordemos que la apertura de los mercados siempre modifica los entornos en que se mueven las empresas y las obliga a realizar cambios y ajustes, por lo que no debe sorprender que estas redefinan sus objetivos de manera “innovadora y eficiente”. Dentro de este entorno, Racsa hace lo que debe hacer: afinar sus objetivos estratégicos, lo cual solo puede realizar tras una lectura cuidadosa del mercado, y después debe concentrar sus esfuerzos en identificar y crear sinergias con otros actores del mercado que le ayuden a lograr esos objetivos.

Su pronta incursión en el mercado móvil es solo un reflejo de estos ajustes y sinergias necesarias que la empresa debe concretar, a fin de lanzar al mercado una propuesta de valor diferente y fresca en aquellos nichos de mercado reservados para los operadores móviles virtuales, pero que también son complementarios a sus actividades primarias, lo cual redundará en réditos importantes para la empresa.

PUBLICIDAD

Racsa no solo es una empresa de servicios, sino también con la capacidad de adaptarse y competir en un mercado abierto, potenciar sus fortalezas y aprovechar las oportunidades de negocio que el mercado le ofrece.

  • Comparta este artículo
Opinión

Racsa: disparos en el blanco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota