Opinión

Precisiones sobre publicación

Actualizado el 05 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Precisiones sobre publicación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Con respecto a la nota publicada el pasado 26 de octubre en el periódico La Nación , titulada “Sobreirradiados conciliaron con fabricante de bomba de cobalto”, quisiera señalar algunas precisiones sobre dicha información.

Como mencionamos en un correo enviado al periodista David Delgado, el acuerdo con respecto al incidente de la sobreirradiación, en 1996, en el Hospital San Juan de Dios es confidencial, limitando lo que GE pueda decir con respecto a este tema.

Sin embargo, es importante enfatizar que las conclusiones y, en general, todos los hechos alrededor del incidente, como se determinó a través de la Corte costarricense, no han cambiado, y GE no fue responsable de la sobreirradiación. Basado en un voluminoso expediente que incluye numerosos hechos y el testimonio de expertos, así como miles de páginas con pruebas documentadas, el sistema judicial costarricense encontró expresamente que el radiofísico del Hospital fue el único causante de la sobreirradiación, que la condición de la unidad de Radioterapia no jugó ningún papel en este tema, y que la unidad funcionaba bien y era capaz de tratar pacientes segura y efectivamente. Los cálculos de dosimetría –que es una tarea exclusiva del radiofísico– se tenían que llevar a cabo correctamente.

Cualquier alegato formulado en contra no es compatible con las conclusiones independientes emitidas por el sistema judicial de Costa Rica.

Daniela Antunes, mánager de PR&Communications, Latinoamérica, GE Healthcare.

  • Comparta este artículo
Opinión

Precisiones sobre publicación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota