Opinión

Piel que regenera confianza

Actualizado el 25 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Un aportetangible a labiomedicina costarricense

Opinión

Piel que regenera confianza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El reciente convenio entre el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) y el Hospital Clínica Bíblica es un hito para nuestro país. Contempla la realización de investigación científica y tecnológica, actividades de formación, capacitación y proyección social. Esta alianza se materializa con un contrato para cultivar en el laboratorio células epi/dérmicas de pacientes, que luego serán aplicadas en ellos mismos. Es un procedimiento clínico establecido y utilizado en otras latitudes.

Es, pues, una respuesta del TEC al horizonte de la medicina del siglo XXI, la cual tiene una fuerte base científica-tecnológica con participación y enfoque multidisciplinario para atender a los desafíos y requisitos actuales.

Así, profesionales de ciencias médicas, junto a ingenieros y tecnólogos son partícipes activos en la prevención, tratamiento y seguimiento de enfermedades, discapacidades y lesiones. Este esfuerzo de nuestra institución es posible, gracias a la reciente aprobación de los Ejes de Conocimiento Estratégicos, los cuales “son áreas del conocimiento u objetos de estudio a través de los cuales la Institución pretende lograr su misión, enfocando en ellos prioritariamente sus actividades y recursos”, uno de ellos es precisamente la salud.

Esta cooperación pública-privada plasma el trabajo laborioso de varios años de funcionarios del Centro de Investigación en Biotecnología, reunidos en el Laboratorio de Ingeniería de Tejidos (LAINTEC) con una meta muy definida: mejorar la calidad de vida de aquellas personas con patologías epi/dérmicas. Para nosotros, como equipo interdisciplinario, el presente acuerdo será una experiencia novedosa y enriquecedora, al trabajar conjuntamente con el sexto mejor hospital privado de América Latina. Esta colaboración creará un aporte tangible a la biomedicina costarricense, con un servicio existente en pocos países del continente.

Los retos tecnológicos son difíciles de superar, pero en nuestro medio, los cambios de mentalidad, lo son más aún. Algunos académicos ven con desconfianza y perjuicio la actividad empresarial. Parte del sector universitario mira la labor de las empresas privadas como negativa en sí misma y contrario a los intereses de la universidad pública.

Asimismo, la industria duda de la capacidad y velocidad de reacción de la academia, ante cambios de innovación planteados por la globalización. Entonces, es urgente y necesario un mejoramiento de la vinculación académica-empresarial.

PUBLICIDAD

Por eso, las contrapartes deben superar sus diferencias de identidad y criterio, mediante respeto mutuo, diálogo y negociación. En resumen: las células cultivadas en Cartago deben regenerar la piel de pacientes afectados y ojalá también la confianza de los sectores público-privados, para procurar, unidos, el progreso social, científico y tecnológico de Costa Rica.

Miguel Rojas Chaves. Coordinador Centro de Investigación en Biotecnología, TEC

  • Comparta este artículo
Opinión

Piel que regenera confianza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota