Opinión

Perspectivas electorales 2014

Actualizado el 22 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Campaña de Araya depende del comportamientode la oposición

Opinión

Perspectivas electorales 2014

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Perspectivas electorales 2014 - 1
ampliar
Perspectivas electorales 2014 - 1

La reciente historia democrática del país muestra que la ciudadanía nunca ha elegido tres veces consecutivas a un mismo partido para gobernarnos quizás porque nuestras recientes experiencias no han sido las mejores, aunque la división de la oposición favorece al PLN, coyuntura digna de analizarse y discutirse.

Hoy el escenario político electoral nos confronta con la posibilidad de elegir entre una continuidad en manos del PLN o el cambio, mediante la elección de una oposición hasta ahora dividida entre muchos partidos pequeños y algunos medianos, todos carentes hasta ahora de candidatos con las cualidades presidenciales que los ciudadanos demandan, al menos eso demuestran los sondeos recientes. Ello nos confronta a dos alternativas si lo que se busca es el cambio: primero, que se identifique un candidato o candidata electoralmente atractivo (a), que logre el respaldo popular y que tenga la capacidad de aglutinar a los partidos de la alianza.

Para lograrlo debe ser un gran conciliador y visionario de manera que acepte el reto de construir una oposición con vocación de poder a partir de un nuevo modelo de desarrollo centrado en las personas y apegado a los principios de legalidad, modelo que además, no debe limitarse a la creación de riqueza para unos y su distribución entre todos, sino a la generación de oportunidades para todos los sectores que conforman parte del país, para lograrlo.

Se requiere conformar el Consejo Económico y Social como una mesa permanente de dialogo que permita construir acuerdos a partir del dialogo y la negociación entre los distintos sectores políticos, sociales, económicos, ambientales y hasta religiosos.

La segunda alternativa consiste en que los partidos de oposición logren concretar su alianza electoral y que vayan unidos, motivados y convencidos (se la crean) a la elección, cosa nada fácil si se considera la lentitud de las negociaciones, el perfil e intereses de los precandidatos (as) actuales y, más aún, las diferencias ideológicas y programáticas que los caracteriza. Esta alternativa sería bien aprovechada por el PLN para cuestionar la cohesión de la oposición y la solidez de sus propuestas, máxime si estas se fundamentan hasta ahora en “Sacar a Liberación del Gobierno” y no en proponer alternativas compartidas a los problemas nacionales.

PUBLICIDAD

Por otra parte, las posibilidades del oficialismo hoy en día son mayores, pero ello, no garantiza ese resultado, máxime considerando que la mayoría del electorado no simpatiza con ninguno de los partidos políticos y que el grueso de los costarricenses es crítico con la actual administración, según los sondeos de opinión, razón por la que el candidato Araya y su equipo debe estar atentos a lo que suceda en la oposición. Ello implica que su estrategia depende del escenario final, de manera que, si la oposición se mantiene dividida, su triunfo sería inminente e histórico y su campaña se centraría en recuperar terreno en el plano legislativo. Pero si la oposición se une, su esfuerzo se centraría en atraer a quienes conforman el sector más grande del electorado, y ello sería posible a partir de una serie de propuestas de desarrollo humano sostenible que inevitablemente evidenciarían sus diferencias ideológicas con la administración anterior y actual, aspecto positivo considerando el pensamiento histórico del candidato, su familia y la percepción general de la ciudadanía.

En cualquiera de los dos escenarios, la candidatura de Araya plantea una histórica oportunidad para: primero, lograr que el PLN retome las banderas socialdemócratas con las que se identifica históricamente Araya y su estimable familia. Segundo, emprender un franco dialogo con los distintos sectores de manera que pueda identificar e integrar en su propuesta programática, las demandas legitimas de los sectores, de manera que se logre una buena propuesta para la discusión intersectorial en el Consejo Económico Social.

  • Comparta este artículo
Opinión

Perspectivas electorales 2014

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota