Opinión

Pasaporte al País de Nunca Jamás

Actualizado el 23 de septiembre de 2017 a las 10:30 pm

Comparto la frase de Barrie : ‘La vida es una larga lección de humildad’

Opinión

Pasaporte al País de Nunca Jamás

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Por alguna misteriosa razón, el autor teatral escocés sir James Matthew Barrie, más conocido como J. M. Barrie, lanzó una especie de sortilegio para quien se atreviera a biografiarlo. Pese a la maldición, no pocos lo intentaron, aunque se presenta siempre como una especie de calidoscopio, fragmentado, repetitivo y policromático en una era gris y victoriana.

Escribió al menos 47 obras de teatro llevadas a los escenarios, fue contemporáneo en la Universidad de Edimburgo de otros dos gigantes literarios: sir Arthur Conan Doyle ( Sherlock Holmes ) y de Robert Louis Stevenson ( La isla del tesoro y El extraño caso del Dr. Jekyll y el señor Hyde ). Particularmente comparto una hermosa frase de Barrie que se puede traducir como: “La vida es una larga lección de humildad”.

A partir de una vivencia personal, escribió una obra que lo condujo a la posteridad: Peter Pan. La trama es bastante conocida, pero de alguna manera logró sensibilizar las fibras de la sociedad inglesa de su tiempo, impregnada del hollín de la Revolución Industrial y pontificó la infancia como un ideal perpetuo que incluso podía librarnos de la supuesta maldad del temible Capitán Garfio.

Campanita era su fiel y despistada acompañante. Los niños perdidos hemos sido todos quienes hemos estado desorientados, huérfanos de afecto, guía, o sin brújula en un momento dado.

Lealtad. Wendy siempre fue leal. De acuerdo con el texto, fue la primera en creer en Peter y guió al grupo. No era quizás tan complicado, simplemente se trata de volar hasta lo más alto del cielo y girar en la segunda estrella a la derecha hasta el amanecer. Nunca se les pidió peaje o pasaporte. Pero los tiempos cambian… y despertamos adultos, nos descubrimos en las librerías comprando mapas, con un poco de sonrojo en la faz, tratando de llegar al niño interior que sospechamos que aún nos habita y que los psicólogos insisten que tenemos que mimar.

Hasta las mejores ideas se salen de contexto, Michael Jackson llamó a su rancho Neverland. Unos dicen que fue una trampa parafílica, otros creen que el astro del pop se negó a crecer como producto de los abusos sufridos en su infancia.

Lo cierto es que nada dura para siempre, la piel envejece, la mirada va perdiendo su fulgor, pero a veces cuando me siento más solo, miro al cielo estrellado y sigo creyendo en la magia de lo cotidiano, las bondades diminutas y, tal vez, un día escuchen un tintineo… y ya no regrese.

El autor es abogado.

  • Comparta este artículo
Opinión

Pasaporte al País de Nunca Jamás

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota