Opinión

Panamá y Costa Rica: dos países, una hermandad

Actualizado el 26 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Mantendremos los buenos lazos de amistad que siempre hemos tenido

Opinión

Panamá y Costa Rica: dos países, una hermandad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Por muchos años, Panamá y Costa Rica han sido dos naciones totalmente diferentes, no solo históricamente hablando sino también de manera cultural. Sin embargo, nos une esa hermandad de aquellos países que trabajan y luchan por el bienestar de sus naciones.

Como profesional panameño, tuve la oportunidad de convivir en Costa Rica en mi época del colegio, (al igual que mi madre que también realizó sus estudios de colegio y universitarios); y donde actualmente mantengo comunicación y buena relación con mi familia y amistades. Tuve la oportunidad de integrarme a una sociedad que me brindó mucho, y por supuesto esa hospitalidad que recibí por parte de los costarricenses fue única e indescriptible; e influyó en el profesional que soy hoy en día.

Integrarme a una cultura no es fácil, a sus costumbres y tradiciones te tienes que adaptar a tal punto que cuando regresas a tu país natal extrañas esos momentos que de una u otra manera marcaron la vida para siempre. En materia económica, ambos países han fortalecido su mercado en materia de turismo; asimismo, en atraer la inversión extranjera en diferentes sectores: inmobiliarios y bienes y servicios.

En lo cultural, a pesar de que estamos en una misma región, tenemos costumbres y tradiciones totalmente diferentes. Por un lado, Costa Rica tiene mayor influencia gastronómica con países del resto de Centroamérica; a diferencia de Panamá, que tiene raíces del Caribe e incluso de Colombia y otras naciones. En cuanto a democracia, Panamá vivió 20 años de una “dictadura militar”, hasta finales de 1989 en que la democracia se restableció y donde sus elecciones han sido transparentes y se han respetado los resultados.

En Costa Rica, la “Guerra del 48” motivó a la abolición del Ejército y se ha mantenido como democracia plena, respetada y siendo un ejemplo para los países de la región. En conclusión, no somos países tan diferentes, mantenemos muy buenas relaciones diplomáticas y nos une el trabajo y el progreso.

Estoy seguro que mantendremos los buenos lazos de amistad que siempre hemos tenido y que panameños y costarricenses seguirán llevándose bien y cada día. No me arrepiento de haber tenido aquella oportunidad de vivir en Costa Rica, un país que me acogió con los brazos abiertos para siempre.

  • Comparta este artículo
Opinión

Panamá y Costa Rica: dos países, una hermandad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota