Opinión

Países centroamericanos al borde de una crisis energética

Actualizado el 17 de julio de 2013 a las 12:01 am

Ojalá que el crecimiento de la industria petrolera en Colombia se concrete en alguna refinería

Opinión

Países centroamericanos al borde de una crisis energética

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La mayoría de los países de la Cuenca del Caribe son importadores netos de energía. La región llegó a tener gran importancia como centro refinador y de almacenaje a partir de la Segunda Guerra Mundial y hasta inicios de siglo.

En 1977, en la Cuenca del Caribe se refinaron en conjunto 4,9 millones de barriles de crudo, cantidad equivalente al 8,3% del total mundial de 58,7 millones barriles en ese entonces.

La situación ha cambiado dramáticamente y se podría pensar que la región estaría al borde de una crisis energética, salvo contadas excepciones como Trinidad y Tobago, que es gran productor y exportador de energía, así como República Dominicana y Cuba donde todavía operan refinerías con suministros de Petróleos de Venezuela.

Tras los traspiés de la llamada refinería mesoamericana de 230.000 barriles en el 2008, de la refinería china de 65.000 barriles en Costa Rica en junio y las dudas sobre la construcción de la refinería de 150.000 barriles que apenas acaba de iniciar movimientos de tierra en Nicaragua, proyectada para el 2012 pero pospuesta hasta el 2017, los países centroamericanos se han quedado, prácticamente, sin capacidad de refinación desde que la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), procesó su último barril antes de desmantelar su vieja refinería de 25.000 barriles en Puerto Moín, hace dos años.

Si se suman los cierres de las refinerías de Hovensa de 350.000 barriles en las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, la refinería inactiva de Valero de 235.000 barriles en Aruba desde el 2012 y las dificultades en la refinería de Curazao, de 335.000 barriles, se pronostican grandes cambios en los flujos de crudo y derivados para los países centroamericanos.

Infraestructuras deficientes. Y, para agravar la situación, estos países están dotados de deficientes infraestructuras, ferrocarriles, carreteras, puertos y aeropuertos, y tienen muy poca capacidad de almacenaje de productos refinados.

El cierre de muchas refinerías importantes en la región del Caribe y el aprovisionamiento cada vez menor desde México y Venezuela amenazan la seguridad energética de casi todos los pequeños países centroamericanos.

Ojalá que el gran crecimiento de la industria petrolera en Colombia se pueda materializar en alguna refinería de Ecopetrol o Pacific Rubiales que la región pide a gritos.

  • Comparta este artículo
Opinión

Países centroamericanos al borde de una crisis energética

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota