Opinión

Osa y el festival de las esferas

Actualizado el 22 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Osa y el festival de las esferas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Desde hace ocho años se ha venido organizando los festivales de las esferas de piedra en el cantón de Osa con el fin de ensanchar los espacios en donde confluyan poco a poco la gran cantidad de componentes que integran el Patrimonio Cultural de esta región.

En el 2005 se realizó de una forma sencilla el primer festival con el fin de inaugurar una casa museo que se estableció en finca 6 el cual pretendía ser la sede de información básica referente al tema de las esferas de piedra localizados en este lugar.

No obstante, el proceso de rescate de este legado ancestral se inició anterior a esta fecha por parte de personeros del Museo Nacional, quienes resguardaron algunas de estas esferas que fueron puestos en relieve por la excompañía bananera.

La puesta en valor del Patrimonio Cultural de este cantón es una tarea de todos pero que hasta el momento ha recaído sobre el hombro de unos pocos líderes comunales y algunos representantes políticos que se desempeñan en las distintas instituciones de Osa.

La declaratoria que se hizo en 1994 vía Decreto Ejecutivo 23387-C, como el tercer cantón de interés arqueológico a nivel nacional es tan solo un impulso a estas iniciativas locales. Es preciso que la gente de Osa sienta el orgullo de ser herederos de una riqueza ancestral que forma parte de su historia y que le distingue de los demás cantones de la región.

Pero su Patrimonio Cultural no solo radica en las esferas de piedra y demás componentes arqueológicos. Es también su gente, su vocabulario bananero, los diseños arquitectónicos de sus viviendas, sus cuadrantes, sus playas, sus parques, sus Refugios de Vida Silvestre, su flora, su fauna y su inmenso Humedal Nacional Térraba Sierpe.

Osa debe despertar en comunidad y dirigir el propio norte a su economía en armonía con la naturaleza. Las familias y centros educativos de este cantón deben preocuparse más por conocer su propia historia y fortalecerla.

Este VIII Festival de las Esferas debe convocar a niños, jóvenes, adultos y ancianos de este cantón que sueñan con un mejor porvenir. Han de apropiarse de este espacio para decirle al mundo que Osa es un cantón verde, rodeado de playas, cuya Península es un santuario natural con una diversidad en flora y fauna que deja impresionados a científicos y a turistas que con frecuencia le visitan.

PUBLICIDAD

El Patrimonio Cultural de Osa, está empezando a salir a relieve, como las mismas esferas de piedra. Si se trabaja en comunidad, Osa llegará a ser el cantón ejemplar, con sus proyectos armoniosos con la naturaleza, con la puesta en valor de su legado arqueológico, progresando a través de un desarrollo con identidad regional, viva y desafiante. Porque el alma de una cultura es su propia gente.

  • Comparta este artículo
Opinión

Osa y el festival de las esferas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota