Opinión

Obligaciones de gasto sin su financiamiento

Actualizado el 09 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Obligaciones de gasto sin su financiamiento

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Con la mejor de las intenciones, a lo largo de muchos años los diputados han aprobado leyes que establecen obligaciones de gasto sin identificar las fuentes de su financiamiento. En ese proceso lamentablemente se han brincado varios artículos constitucionales que obligan a un sano manejo de las finanzas públicas.

El artículo 122, por ejemplo, prohíbe a la Asamblea Legislativa “reconocer a cargo del Tesoro Público obligaciones que no hayan sido previamente aceptadas por el Poder Ejecutivo”.

Asimismo, el artículo 179 indica que “la creación de nuevos gastos exige la creación de nuevos ingresos para cubrirlos, capacidad que debe ser técnicamente demostrada y certificada por la Contraloría General de la República”.

Duplicación de carga tributaria. El Ministerio de Hacienda ha estimado que, para cumplir con el cúmulo de obligaciones aprobadas sin una nueva fuente de financiamiento, sería necesario duplicar la carga tributaria actual.

Solo dos ejemplos de este tipo de leyes son la 7648 y la 8783, que obligan al traslado de recursos no frescos, sino que ya están comprometidos: la primera obliga a Hacienda a trasladar al PANI el 7% de la recaudación total por concepto del Impuesto sobre la Renta, mientras que la segunda señala el traslado del 20% de la recaudación total por concepto del Impuesto de Ventas a Fodesaf. Hay muchísimas leyes más con este mismo vicio. Decenas de ellas.

Disciplina mínima. Una disciplina mínima para ordenar en adelante el manejo de los presupuestos y del gasto exige no solo revisar estas leyes para asegurar su sostenibilidad financiera, sino también evitar, a toda costa, que proliferen en el futuro otras leyes con omisiones constitucionales de bulto similares.

  • Comparta este artículo
Opinión

Obligaciones de gasto sin su financiamiento

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota