Opinión

¿No-cumpleaños?

Actualizado el 11 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Opinión

¿No-cumpleaños?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El cumpleaños (suyo, mío, de alguien) parece desafiar cualquier tipo de malicia. Nos fiamos de él ciegamente, apenas aterrizados en el planeta; y juramos añadir, cada 365 días, un año más al total que –claro– se agranda con el tiempo; y, que yo sepa, el único, único, apoyo de tamaña certeza es la simple anotación de una fecha en un libraco de un registro civil.

La diosa Natura suele hablarnos a través de simetrías o regularidades cósmicas: ritmos (día, noche), secuencias (estaciones, dos o cuatro), coincidencias astrales (eclipses) y así por el estilo. Nada de esto sucede cuando uno “cumple” años: sería bueno que les informe de que, mientras escribo, ahora mismo, la Tierra se desplaza hacia la estrella Vega a una velocidad de 22 y ½ km por segundo y que, al cabo de un año, nos habremos alejado 630 millones y pico de km del punto actual.

No repetimos ni de cerca el mundo de nuestro natalicio, ni siquiera el Sol sigue donde estaba. No, no, la semejanza entre el 1 de agosto del 2014 y el 1 de agosto del 2015, para poner un ejemplo, es cero. Por eso, cuide el juicio, mi amigo: ¿qué sentido tiene festejar un hecho que usted no recuerda?

Tendría más lógica celebrar el no-cumpleaños, algo que ocurre en el país de las maravillas de Alicia. Pero, mejor, ni le demos la idea a un comerciante: ¿se imaginan un año de regalos de todos contra todos?

  • Comparta este artículo
Opinión

¿No-cumpleaños?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota