Opinión

Mesoamérica: ¿un corredor logístico global?

Actualizado el 26 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Crear un ecosistema de logística, energía y transporte de categoría mundial en Mesoamérica

Opinión

Mesoamérica: ¿un corredor logístico global?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Mesoamérica: ¿un corredor logístico global? - 1
ampliar
Mesoamérica: ¿un corredor logístico global? - 1

Recientemente, tuve el privilegio de visitar las deslumbrantes obras de ampliación del canal de Panamá. Solo en el extremo Atlántico del proyecto, me encontré con 53 grúas y 7.000 obreros. Cuando se inauguren las nuevas instalaciones en el 2015, se habrán consumido más de 4 millones de metros cúbicos de hormigón y una cantidad de acero equivalente a 19 torres Eiffel. Pero más impresionante todavía es el efecto multiplicador que la ampliación del canal está teniendo en el resto del mundo, y la reorientación que podría provocar en las cadenas globales de valor. Países como Costa Rica, Colombia, Perú, Bahamas y Cuba se han sumado a la carrera para ampliar y modificar sus puertos para que puedan competir por el transbordo de cargas de los gigantescos buques que atravesarán el nuevo canal. En Estados Unidos, el Gobierno estima que los operadoras de puertos están invirtiendo hasta $8.000 millones por año con el mismo propósito. Industrias tan diversas como la del cobre en Chile, el acero en Brasil y los electrodomésticos en China, están rehaciendo las cuentas sobre costos, tiempos e insumos. Y en todas partes del mundo emprendedores visionarios están mirando a Panamá y a sus países vecinos como posibles bases para producir y distribuir productos en mercados que hoy no resultan rentables. Todo esto crea una oportunidad histórica para construir un corredor logístico de categoría mundial que vaya desde México hasta Colombia. Tres tendencias favorecen este emprendimiento.

Primero, la solidez económica de América Latina nos está convirtiendo en un mercado de consumo cada vez más atractivo. Hoy se estima que 172 millones de Latinoamericanos están en la clase media. En el 2030, si seguimos creciendo al ritmo actual, esa cifra se podría duplicar. Además, el ingreso promedio en América Latina es mucho más alto que el de otras regiones emergentes. En el 2011, el poder de adquisitivo por persona en nuestra región fue de casi $12.000, comparado con $8.300 en China. Esta es una de las razones por las que muchas multinacionales están volviendo a construir fábricas y centros de servicios en Mesoamérica cuyo objetivo es abastecer no solo a Estados Unidos, sino a Centro- y Sudamérica. El segundo factor favorable es la mejora en nuestra posición competitiva en la exportación de manufacturas. El aumento sostenido en los precios del combustible, los tiempos requeridos para el transporte marítimo desde Asia, y los impactos que esto tiene en el manejo de inventarios, pesan cada vez más en los análisis de costos de productores. A esto se suma el rápido crecimiento de los costos laborales en China, que en 2012 superaron a los de México en algunos sectores. México es, sin duda, el principal beneficiario de este fenómeno, como lo muestra el auge en sus exportaciones de automóviles, componentes de aeronáutica, dispositivos médicos y electrodomésticos. Pero los factores que están fortaleciendo la competitividad de México también pueden beneficiar al resto de Mesoamérica –si somos capaces de acelerar nuestra integración física–. Gracias a la línea de transmisión del Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central (Siepac), Mesoamérica cuenta hoy con una robusta infraestructura eléctrica desde México hasta Panamá, y pronto, Colombia. Esto permitirá crear un mercado eléctrico regional e invertir en nuevas plantas de generación para abastecer la demanda anticipada. Paralelamente, el Banco Interamericano de Desarrollo viene impulsando la iniciativa del corredor Pacífico, para ampliar y modernizar 3,200 kilómetros de carretera que hoy concentran el 95% de la carga terrestre mesoamericana. Los 27 tramos de esta obra están casi listos para adjudicar, y junto con programas para reducir trámites en los pasos de frontera, producirán grandes ahorros de tiempos y costos de transporte. Abunda capital privado interesado en invertir en estas obras. Solo falta decisión, coordinación y reglas claras. La ventana de oportunidad generada por la ampliación del Canal será breve. Si no encuentran un ecosistema de logística, energía y transporte de categoría mundial en Mesoamérica en el 2015, los inversores lo buscarán en otras latitudes.

  • Comparta este artículo
Opinión

Mesoamérica: ¿un corredor logístico global?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota