Opinión

Maternidad e igualdad

Actualizado el 01 de febrero de 2013 a las 12:00 am

¿Por qué nopensar enuna licencia por paternidad?

Opinión

Maternidad e igualdad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hace pocos días se anunció una marcha de las mamás para solicitar que se ampliara la licencia por maternidad hasta 6 meses, y en las redes sociales y periódicos de circulación nacional se podía leer comentarios a favor y en contra de esa propuesta.

Si bien, como madre y como persona comparto el derecho de los bebés a contar con sus mamás el mayor tiempo posible en el período en que son amantados, también creo que las pequeñas empresas de nuestro país no podrían hacer frente a esos costos, y para ejemplos basta leer los comentarios de las redes sociales, donde son mujeres, pequeñas empresarias, quienes se oponen ante esta realidad financiera.

Esta medida generaría que las empresas no contraten mujeres o que les pidan firmar un contrato en el cual se comprometan a no quedar embarazadas. Esto aumentaría la discriminación laboral con las mujeres. Y, por supuesto, me opongo a esa discriminación. Sin embargo, también los padres de esos bebés tienen derecho a pasar más tiempo con sus hijos e hijas. ¿Por qué no pensar en una licencia por paternidad?

Eso establecería mayor igualdad de derechos entre padres y madres de familia.

Sin embargo, lo que me movió a escribir este comentario no fue la marcha solicitando esa ampliación de licencia por maternidad. La motivación me vino por una carta a la columna publicada en el periódico La Nación el 29 de enero de 2013. En ella, un caballero se queja de la falta de consideración en una institución, al no tener una fila preferencial para padres que llegan con sus bebés.

Eso mismo le ocurrió a un sobrino cuando llegó a renovar su licencia. Llevaba a su bebé de meses de nacida porque en ese momento a él le correspondía atenderla, solicitó que le indicaran la fila preferencial y la respuesta fue: “No hay para padres, solo a las mamás se las atiende ahí”.

En muchas ocasiones, he visto a los padres con sus bebés haciendo fila en los bancos, en las clínicas y en servicios públicos en general; son imágenes que me hacen sentir que en Costa Rica hay igualdad de derechos y deberes. Los padres colaboran con las madres en la atención de los hijos e hijas. Ante la diferencia de horarios laborales para los papás y mamás, se alternan para atenderlos, para realizar sus actividades cotidianas y no tener que dejarlos en guarderías o con personas encargadas, las cuales quizá no pueden pagar. O quizá aprovechan el horario de trabajo, el cual les permite realizar diligencias camino a la casa de la abuelita, quien cuidará a la niña mientras mamá y papá trabajan, lo que realizaba mi sobrino.

PUBLICIDAD

Lograr que la Asamblea Legislativa apruebe la licencia de 6 meses por maternidad es un proceso muy lento. Pero que las instituciones, públicas o privadas, ofrezcan atención preferencial a los padres que llegan con sus bebés, es algo de buena voluntad y de mejor servicio.

Y sabemos que el número de papás que llegan a esas instituciones es igual o inferior al número de mamás.

Espero que muy pronto observemos en las instituciones, públicas y privadas, esa ventanilla de atención preferencial con un padre de familia y su bebé frente a ella.

  • Comparta este artículo
Opinión

Maternidad e igualdad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota