Opinión

Mario Balotelli: ícono moderno

Actualizado el 05 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Según Time, unade las 100 personasmás influyentesen el 2012

Opinión

Mario Balotelli: ícono moderno

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Mario Balotelli: ícono moderno - 1
ampliar
Mario Balotelli: ícono moderno - 1

Mario Balotelli ha sido escogido por la revista Time como una de las 100 personas más influyentes del 2012. Muchos lo conocen por sus locuras fuera de las canchas, por los chismes y noticias que lo han caracterizado. Otros reconocen el enorme talento que tiene este joven futbolista que, cuando decide hacer la diferencia, lo consigue. Sin embargo, pocos conocen su verdadera historia, y pocos entienden por qué es un ícono moderno.

Balotelli nació en Palermo, Italia, el 12 de agosto de 1990, de padres inmigrantes ghaneses. Poco después la familia se mudó a la ciudad de Brescia, donde creció. De niño, Mario tuvo que luchar contra muchos problemas de salud que casi le costaron la vida, y sufrió varias operaciones y costosos tratamientos, por lo que a sus padres se les aconsejó darlo en adopción. Fue así que en 1993 Mario fue adoptado por la familia Balotelli quienes lo criaron y pudieron hacer frente a sus complicaciones de salud.

A pesar de todas esas adversidades, Balotelli saldría adelante y se convertiría en un extraordinario futbolista. Empezó en el Lumezzane en tercera división, para después pasar al Inter de Milán, donde se hizo más famoso por los incidentes fuera del campo de juego. Por ejemplo, se presentó en un programa de televisión con una camisa del acérrimo rival del Inter, el AC Milan, y después declaró que a pesar de jugar con el Inter, él era aficionado del Milan. Se peleó con su entrenador de la época, Mourinho, y ha tenido más de un conflicto con otros jugadores.

Estrella mediática. Más tarde iría a jugar al Manchester City, donde se ganaría los corazones de todos los aficionados, gracias a su combinación de simpatía, polémica y locura. En Inglaterra se convirtió en una verdadera estrella mediática, en el centro de atención de los paparazi que buscaban siempre una foto o una noticia provocadora. Entre las destacadas “balotellatas”, cómo no recordar cuando quemó su casa con fuegos artificiales la noche antes del partido ante el Manchester United. Se reivindicaría en ese mismo partido, anotando 2 goles, y aprovechando la celebración de uno de ellos para mostrar su camiseta de “Why always me?”, que generó un furor enorme.

PUBLICIDAD

Varios cuestionan la selección de Balotelli por parte de Time, por considerarlo simplemente un personaje polémico, cuya fama deriva de sus travesuras. Pero la verdad es que Mario Balotelli personifica al ícono moderno, una mezcla de todos los atributos que la sociedad actual busca para divertirse, admirar o criticar. Se ha sobrepuesto a la adversidad, es impulsivo, imprudente y comete tonterías, pero a la vez es simpático y divertido, bromea, sonríe y firma autógrafos; además encara con firmeza las críticas, tiene un excepcional talento deportivo y genera miedo en las defensas rivales.

Ha desafiado todas las reglas, tanto las futbolísticas como las morales y sociales, y eso atrae la atención y llega a influir en el público. Mario está en la boca de todos, por sus goles fantásticos o por cualquier acto infantil. Es uno de esos personajes que puede ser odiado o amado, sin posiciones moderadas en el argumento. Se detesta o se admira el coraje de ser diferente, con fuerte confianza en sí mismo, o se envidian estas mismas características.

Muchos imitan su corte de pelo en forma de cresta; en Internet se propagó un “meme” con la foto de su celebración del gol ante Alemania en la pasada Eurocopa, que significó un doble placer para los italianos dado el crítico contexto de entonces, en que el otro Mario, el Premier Monti, le anotó un gol en el campo económico a la implacable canciller alemana. Se siguen vendiendo miles de réplicas de la camiseta de “Why always me?” y poco a poco ha ido logrando que su apodo, Supermario, sea asociado a él y no al personaje de Nintendo. Con su llegada al AC Milan, el pasado enero, rompió el récord de ventas de camisetas del equipo en la primera semana, superando a otras antiguas estrellas del club como Ronaldinho e Ibrahimovic (goal.it). Aún es adorado por los aficionados del Manchester City, quienes le dedicaron más de un coro y un cantante inglés compuso una canción en su nombre.

Italiano de raza negra. No se puede minimizar un hecho muy particular: es un italiano de raza negra, lo que lo ha hecho objeto de discriminación y racismo dentro y fuera de las canchas. Aún así, ha llegado a ser una de las estrellas de la Nazionale.

PUBLICIDAD

Mario sabe retractarse y aceptar sus errores. Por ejemplo, tras reconocer su falta por el incendio de su casa, fue elegido para protagonizar una campaña del uso responsable de los fuegos artificiales. Cada día da más muestras de estar madurando; desde su regreso al futbol italiano ha marcado 7 goles en 8 partidos, se ha comportado bien y no ha hecho ninguna locura. Nunca ha fallado un penal en su carrera, y en su vida personal las cosas parecen estar mejorando, se le ve menos de fiesta y se ha comprometido con su novia.

Quizás la madurez le ayude a explotar aún más su desempeño futbolístico, y quizás se calme un poco. Pero creo que, en el fondo, todo el mundo desea que siga siendo él, y que continúe sacándose de la manga más de una “balotellata”. Dijo Oscar Wilde: “Que hablen de uno es espantoso, pero hay algo peor: que no hablen”. Esto Mario Balotelli lo tiene muy claro.

  • Comparta este artículo
Opinión

Mario Balotelli: ícono moderno

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota