Opinión

Malthus, Marx y el crecimiento moderno

Actualizado el 15 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Malthus, Marx y el crecimiento moderno

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

CAMBRIDGE – La promesa de que toda nueva generación gozará de mayor prosperidad que la anterior es un postulado de la sociedad moderna. En general, la mayoría de las economías más avanzadas han cumplido dicha promesa y el nivel de vida de las últimas generaciones ha aumentado, pese a los reveses provocados por guerras y crisis financieras.

También en el mundo en desarrollo la inmensa mayoría de las personas han empezado a experimentar una mejora sostenida del nivel de vida y están concibiendo rápidamente esperanzas similares de crecimiento, pero ¿podrán hacerlas realidad las generaciones futuras, en particular las de las economías avanzadas? Aunque la respuesta más probable es que sí, los riesgos de deterioro parecen mayores que hace varios decenios.

Hasta ahora, todas las predicciones hechas en la edad moderna de que la suerte de la humanidad empeoraría, desde Thomas Malthus hasta Karl Marx, han fallado espectacularmente. El progreso tecnológico ha superado los obstáculos al crecimiento económico. El reequilibrio político periódico, unas veces pacífico y otras no, ha garantizado que la inmensa mayoría de las personas se haya beneficiado, si bien unas mucho más que otras.

A consecuencia de ello, las preocupaciones de Malthus por una mortandad en masa por inanición no se han materializado en ninguna economía capitalista pacífica y, pese a la desconcertante disminución, en los últimos decenios, de la proporción correspondiente a la mano de obra en la renta, el panorama a largo plazo sigue desafiando la predicción de Marx de que el capitalismo resultaría empobrecedor para los trabajadores. Los niveles de vida en todo el mundo siguen aumentando.

Pero los resultados del crecimiento en el pasado no son una garantía de que se pueda mantener una trayectoria en gran medida similar en todo este siglo. Dejando de lado los posibles trastornos geopolíticos, hay amenazas formidables que superar, debidas en su mayor parte a deficiencias y disfunciones políticas.

El primer conjunto de cuestiones comprende los problemas –que se van fraguando poco a poco– debidos a externalidades, el principal ejemplo de las cuales es la degradación del medioambiente. Cuando los derechos de propiedad no están bien definidos, como en el caso del aire y el agua, el Estado debe intervenir para ofrecer una reglamentación apropiada. Yo no envidio a las generaciones futuras por tener que abordar las posibles ramificaciones del calentamiento planetario y la disminución del agua potable.

PUBLICIDAD

Un segundo conjunto de problemas se refiere a la necesidad de velar por que se considere que el sistema económico es fundamentalmente justo, pues es algo decisivo para su sostenibilidad política. Ya no se puede dar por sentado que así sea, pues la combinación de la tecnología y la mundialización ha exacerbado la desigualdad de los ingresos y la riqueza dentro de los países, aun cuando los desfases entre estos disminuyeran.

Hasta ahora, nuestras sociedades han resultado notablemente aptas para adaptarse a tecnologías que ocasionan trastornos, pero el ritmo de cambio en los últimos decenios ha causado tensiones tremendas, reflejadas en disparidades enormes dentro de los países, con desfases casi sin precedentes entre los más adinerados y los demás. La desigualdad puede corromper y paralizar el sistema político de un país y, con él, el crecimiento económico.

El tercer problema es el del envejecimiento de las poblaciones, asunto que plantearía amenazas graves incluso al sistema político mejor concebido. ¿Cómo se asignarán los recursos para el cuidado de los ancianos, en particular en las economías con un crecimiento lento, en las que los sistemas públicos de pensiones y los planes de salud para la vejez son claramente insostenibles? No cabe duda de que unas deudas públicas desorbitadas exacerban el problema, porque se está pidiendo a las generaciones futuras que salden nuestra deuda y paguen nuestras jubilaciones.

La última amenaza se refiere a una amplia diversidad de cuestiones que requieren la reglamentación de unas tecnologías en rápida evolución por unos Estados que no necesariamente cuentan con la competencia o los recursos para hacerlo eficazmente. Ya hemos visto adónde puede conducir una reglamentación deficiente de unos mercados financieros que evolucionan rápidamente. En muchos otros mercados hay deficiencias paralelas.

Un ejemplo destacado es la oferta de alimentos, sector en el que la tecnología ha seguido produciendo cada vez más alimentos elaborados y genéticamente perfeccionados que los científicos tan solo están empezando a evaluar. Lo que se sabe hasta ahora es que la obesidad infantil ha llegado a ser una epidemia en muchos países, con un aumento alarmante de las tasas de diabetes tipo 2 y de las enfermedades coronarias que entrañan importantes repercusiones negativas en la esperanza de vida de las generaciones futuras.

PUBLICIDAD

Muchos investigadores de la salud, incluidos Kelly Brownell, David Ludwig y Walter Willett, han documentado esos problemas. Las intervenciones estatales, consistentes principalmente en impartir una mejor formación al respecto, han resultado hasta la fecha ineficaces en gran medida. La adicción autodestructiva a los alimentos elaborados, que los economistas considerarían una “internalidad”, puede reducir la calidad de vida de los afectados por ella y puede acabar creando externalidades para la sociedad, como, por ejemplo, unos mayores costos de la atención de salud. Una vez más, pese al coro en aumento de preocupación por parte de los investigadores, los mercados políticos han parecido paralizados.

Todos esos problemas tienen soluciones, al menos a corto y medio plazo. Un impuesto mundial al carbono mitigaría los riesgos climáticos, además de aliviar las cargas de las deudas estatales. Para abordar la desigualdad, hace falta una mayor redistribución mediante los sistemas impositivos nacionales, junto con programas mejorados de educación de los adultos, probablemente recurriendo en gran medida a nuevas tecnologías. Se pueden mitigar los efectos negativos de la reducción del crecimiento demográfico relajando las restricciones de las migraciones internacionales y fomentando la entrada de más mujeres en la fuerza laboral o la permanencia de jubilados en ella, pero la de cuánto tardarán los Gobiernos en actuar es una pregunta aún sin respuesta.

Las economías capitalistas han sido espectacularmente eficientes para lograr el aumento del consumo de bienes privados, al menos a largo plazo. En cuanto a los bienes públicos –como, por ejemplo, la educación, el medioambiente, la atención de salud y la igualdad de oportunidades–, la ejecutoria no es tan impresionante y, a medida que las economías capitalistas se desarrollaban, parecen haber aumentado los obstáculos políticos.

¿Seguirá toda generación futura disfrutando de una mejor calidad de vida que su predecesora inmediata? En los países en desarrollo que todavía no han llegado a la frontera tecnológica, la respuesta es casi con toda seguridad que sí. En las economías avanzadas, aunque la respuesta debería ser también que sí, las dificultades están llegando a ser formidables.

Kenneth Rogoff, ex economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), es profesor de Economía y Políticas Públicas en la Universidad de Harvard. © Project Syndicate.

  • Comparta este artículo
Opinión

Malthus, Marx y el crecimiento moderno

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota