Opinión

Malala es una niña universal

Actualizado el 26 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Su luchapor la educación de las niñas trasciendelas fronteras

Opinión

Malala es una niña universal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Malala es una niña universal - 1
ampliar
Malala es una niña universal - 1

Hace algunos años, el movimiento talibán se hizo del poder en Afganistán y, entre otras cosas, implementó una política de desescolarización de las mujeres y de su despido masivo en el trabajo para que “sus” mujeres tuviesen, solamente, el ámbito del hogar para cumplir su misión de servir al hombre. En pocas palabras: ser esclavas.

Sacados del poder y convertidos en una banda de forajidos que atacan los pueblos de ese martirizado país desde sus refugios en la zona fronteriza entre Afganistán y Pakistán, han quemado escuelas en donde estudian niñas, han matado educadoras que, además de cometer el “pecado” de trabajar, educan niñas y, en general, han acosado a la población que se atreve a tratar de vivir con cierto grado de civilización y reconocimiento de los derechos humanos.

Hace poco más de dos semanas, Malala Yuosafzai, una niña afgana de 14 años, fue tiroteada por participar en una actividad en la que reivindicaba el derecho de las mujeres afganas a estudiar. Los autores del tiroteo son militantes del movimiento talibán que habían convertido a Malala en uno de sus objetivos terroristas. La razón: Malala había iniciado, desde que tenía 11 años, una lucha por su derecho a estudiar luego de que los talibanes cerraran la escuela donde estudiaba en el valle del Swat.

Dichosamente, Malala sobrevivió al atentado a pesar de haber recibido, entre otros, un balazo en la cabeza. Fue atendida en Afganistán y luego trasladada a Inglaterra en donde se recupera. Hoy, Malala es mucho más que una niña afgana, es una heroína universal. Su lucha por la educación de las niñas –ella incluida– trasciende las fronteras de su país y se inscribe en el esfuerzo global por dar a todas las mujeres igualdad de acceso al conocimiento, a la información y a la formación técnica y profesional a fin de que puedan salir de la pobreza, de la marginación histórica y de la exclusión social y económica.

El atentado contra Malala se convirtió en un bumerán contra los talibanes: hoy son cientos o miles de niñas y mujeres adultas las que marchan por las ciudades de Afganistán reivindicando los reclamos de Malala a pesar del riesgo que corren sus propias vidas.

PUBLICIDAD

Escribo este artículo como homenaje a esa niña universal y como reconocimiento a todas las niñas y a todas las mujeres de Costa Rica que libran en nuestra propia tierra la batalla para abrir, cada día, espacios más amplios de participación y de oportunidades.

Sin duda, el ejemplo de Malala debe servir, igualmente, como inspiración a las niñas y los niños y a las/los jóvenes de Costa Rica para que valoren y aprovechen con esmero las oportunidades de estudio que Costa Rica les ofrece.

No podemos darnos el dudoso lujo de desperdiciar las oportunidades que tenemos, cuando en otros países hay niñas y niños que exponen sus vidas por aspirar a tener esas mismas oportunidades.

  • Comparta este artículo
Opinión

Malala es una niña universal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota